Logo preload
Menú
Ir arriba

La Guerrilla más sonada de Latinoamérica no murió con la firma del tratado entre el gobierno de Juan Manuel Santos y los cabecillas de este grupo terrorista, al contrario, parece estar más fuerte que nunca; con varias disidencias aterrorizando parte del territorio nacional como el Cauca y Nariño, por mencionar dos. No bastándoles el dominio de la tierra, ahora militan políticamente dominando un porcentaje de la cámara de representantes y el senado, con exactamente 10 curules a las que de acuerdo a la constitución se llega gracias al voto popular, y no gracias a un acuerdo burocrático que recuerda la firma del tratado de Versalles, en donde terminada la primera guerra mundial, se auspiciaba el comienzo de una segunda más fuerte.

1. Jesús Santrich e Iván Márquez refundan la guerrilla de las FARC

El poder de las FARC en Colombia

También en algunas zonas del país ostentan cargos en la rama ejecutiva, como en Turbaco, en el Departamento de Bolívar, en donde su actual alcalde fue de sus líderes más prominentes. Firmado el acuerdo, Guillermo Torres, alias “Julián Conrado “pasó de combatir en los frentes a debatir en el capitolio del municipio. Ahora como partido político reconocido y con miles de seguidores en las redes sociales, las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia controlan parte del territorio, parte de los estrados políticos y desafortunadamente parte de las consciencias de una gran masa que comulga con sus ideas de corte marxista.

2. La disidencia de las FARC encabezada por Jesús Santrich e Iván Márquez piden la retirada del presidente Iván Duque como jefe de estado.

Firma del acuerdo de paz entre las FARC y el Gobierno Santos el 26 de septiembre de 2016

De frente el Ex presidente Juan Manuel Santos y alias “Timochenko” ex líder de la guerrilla de las FARC y ex candidato presidencial por el partido FARC. A la izquierda Ban Ki Moon, ex secretario general de la ONU, a la derecha Raúl Castro ex presidente de Cuba, atrás a la derecha, Felipe Peñanieto, ex presidente de México y Pedro Pablo Kuczynski, ex presidente de Perú. En la esquina derecha el Rey Emérito de España Juan Carlos I

“La segunda Marquetalia”

Al parecer el acuerdo celebrado con la participación de grandes figuras de la política internacional quedo “pegado con babas”, en palabras del analista político Gilberto Tobón Sanín. Pues la guerra en Colombia, la violencia y los atentados que se vivieron en décadas pasadas parecen revivir con los mismos actores de la guerra. Su fortalecimiento se veía venir, desde el inicio de las conversaciones en donde se eligió la isla comunista de Cuba, en la cual los guerrilleros tendrían todas las garantías, luego de firmado el tratado en donde además se les otorgó puestos en el gobierno e impunidad ante la ley; ejemplo de ello son Pastor Alape, Timochenko y Carlos Antonio Lozada, que sin pagar un día de cárcel por sus crímenes hoy son los que tienen voz y voto para hacer proyectos de ley y hasta para ejercerlos.

Financiación

Del libertador aprendimos que si se quiere hacer la guerra con el fin que fuera, habría que tenerse tres cosas: Dinero, dinero y más dinero. Las FARC tienen su fuente de ingresos, la cual es bastante rentable y les ha dado para conseguir armas bastante sofisticadas como al principio se muestra, darle sustento a sus soldados, conseguir uniformes, víveres, equipos y demás suplementos. Su negocio es el narcotráfico a nivel nacional e internacional, del cual enfrentan cargos con la DEA. También hacen parte de su portafolio empresarial las extorciones y secuestros millonarios que ellos mismos reconocen realizar. Toda una organización criminal organizada con años de experiencia que no iban a dejar, así como así sus gallinitas de oro, por las garantías que un gobierno corrupto les pudiera ofrecer. Como buenos corporacioncitas en la cabeza tienen ideas socialistas, pero a la larga actúan como un lobo de Wall Street, al cual solo le interesa el capital que pueda hacer con sus movimientos.

Prohibido Olvidar

Disuelta la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas, no se podía así no más dejar que se fuera a la basura todo el esfuerzo por sostener una ideología tan nociva como es el marxismo en cualquier presentación, había que mantener sus principios vivos, así fuera disimulados. Fue de esta manera como la organización política más grande; la internacional socialista, buscó venderse en algunos casos con el seudónimo de la “social democracia” en todos los paises, tratando de implantar las mismas ideas fallidas una vez más. Llama la atención como los partidos afiliados a esta organización guardan estrecha similitud con su logo y eslóganes buenistas de una mano sosteniendo la flor (PSOE en España, FARC en Colombia, Parti Socialiste en Francia, y así en otros hemisferios). Pues están claramente alineados, se reúnen periódicamente y hacen foros para expandir sus ideas a nivel mundial, como el foro de Sao Paulo o Puebla. Lastimosamente son “ideas zombie”, es decir, muertas en vida que intentan revivir a costa del bienestar del otro. No obstante, siempre llegan a padecer las consecuencias que la historia duramente demuestra, pero que a sus militantes poco parece importarles.

La responsabilidad de la comunidad internacional

Los organismos internacionales, encabezados por la ONU galardonaron al caudillo que trajo la “paz a Colombia”, un nobel de paz, para una paz que no existe, pues sus firmantes han demostrado tenerles más amor a las armas, que a la gente de la que tanto dicen luchar, pavoneándose de tener como escudo y bandera a los más desamparados, cuando son a ellos a quienes más maltratan desplazándolos, torturándolos y asesinándolos. Por otro lado, el ex mandatario de la nación recibió su nobel y faltando solo unos días para finalizar su mandato obligo a que todo el país aceptara su voluntad, que claramente fue rechazada en el plebiscito, previo a la firma, en el que el país voto no a un acuerdo que le daba más garantías a los victimarios que a las víctimas.

“Una paz impuesta, no puede más que prolongar la guerra”

Todos queremos paz

Mike Pompeo

@SecPompeo

3. “Hoy, los Estados Unidos está tomando medidas para llevar ante la justicia a ex miembros de las FARC involucrados en el tráfico internacional de narcóticos. El pueblo colombiano merece un acuerdo de paz duradero con los ex miembros de las FARC que respeten el estado de derecho y se comprometan con la reintegración pacífica a la sociedad.”

9:09 a.m. 18 jun.2020

Todos estamos a favor de la paz y el cese al fuego, el error en el acuerdo fueron las innumerables garantías que se le dio a una organización terrorista a los que se les trato como víctimas en vez de victimarios. El mensaje que ha recibido Colombia después del acuerdo es que sus criminales tienen carta abierta para delinquir, pues el gobierno es tan alcahueta, que como enunciaban en las redes sociales: “En Colombia paga más ser malo”. Hoy el país enfrenta una ola de crimines que, si no fuera por la pandemia y las restricciones impuestas a todos, para no salir, estuvieran por el cielo. Lastimosamente las actuales y futuras generaciones serán testigos de la prolongación de una de las guerras más largas de la historia.

Fuente