Logo preload
Menú
Ir arriba

¡Caos en occidente! el pánico se apodera del mundo con la incertidumbre de las elecciones en Estados Unidos de América, una potencia que muchos creían invulnerable pero que su existencia misma está en peligro debido al enemigo interno (apoyadas por el externo), y que corre peligro de desintegrarse o incluso de caer en el tercer mundo si no gana el candidato que sacó los votos legales, pues después de claras irregularidades, desconocidas hasta el momento para los americanos y familiares para nosotros los latinos. La tendencia de los votos cambio contra toda probabilidad a favor del candidato que con su solo ascenso en votos logra subir el valor de la moneda china. 

Demasiadas coincidencias, que por cierto ya habían sido previstas por Robert Cahaly quien fue el único encuestador que logro conseguir los datos acertados que coincidieron con las elecciones; él había dicho que Trump debía tener cuidado en los mismos estados que está perdiendo sospechosamente, Trump, también lo sabía y aun con su inminente victoria estaba vigilante con los resultados, sospechas que probaron ser ciertas como todo lo que dice el actual mandatario de Estados Unidos Otro dato curioso es el silencio de la izquierda que ni siquiera se atreve a criticar a Trump de la manera que lo hace usualmente.

Son críticos, pero como quien esta cauteloso. como se silenció todo ese aparato propagandístico, parece que temen que se descubra algo y pierdan credibilidad e incluso sean llamados cómplices, están esperando que todo termine para ponerse del lado del ganador, en parte sí. Solo que nunca se pondrán de lado de Trump, están esperando para ver si gana Biden antes de apoyarlo o darle la espalda ante un posible crimen que opacaría cualquier otro en la Historia de la democracia. Un fraude electoral masivo en el país más poderoso de la historia .el silencio de la fuerza de izquierda es prueba que saben que hablar ahora es muy riesgoso, ante tal riesgo; pero ¿Cómo saben que hay riesgo? porque saben que hay algo ilegal, ese no es problema con la base de Trump ellos hablan de las claras irregularidades, sin temor ya que sus preocupaciones son legítimas y lógicas, pero el aparato propagandístico es tan grande que no puede tolerar que la izquierda está llena de cobardes que no se atreven a hablar ante el peligro, mientras los inocentes no se quedan en silencio ya que saben que no tienen nada que esconder.

Ya han salido los que sirven de punta de lanza de la izquierda a pedir tímidamente que se identifique a quienes no se alienan con ellos, y tomar represalias, aparte de la censura que ya no es suficiente para callar a una creciente población en descontento con los poderes hegemónicos, no solo en América (EE. UU) sino en todo el mundo. Ante tal oposición los dueños de los grandes medios y plataformas sociales ya iniciaron con su masiva censura. Por que ya ni con su propaganda e intimidación logran rebatirá las mentes de los que tienen criterio propio, la humanidad ya salió de la cueva. Solo con censurarlos de la manera más descarada podría tener una mínima oportunidad de acallarlos, aunque ni así. Tal es su descaro que silencian a el presidente de los Estados Unidos mientras denuncia irregularidades, como en una república bananera, pues es eso en lo que quieren convertir al mundo y la libertad de expresión es el noble escudo que protege la libertad en general y la democracia. compañías privadas nos dicen que es verdad y que no. Nos dan el contexto que les da la gana y literalmente afirman que no hay verdad fuera de lo que ellos digan. Solo existen dos versiones: la equivocada y la de ellos. Ya no existe presunción de inocencia ni criterio propio. 

Olvidémonos de ver toda la información y versiones antes de llegar a una conclusión, las grandes empresas te dicen que es y que no es. Ellos dictan la realidad y ellos nombran presidentes, según afirman medios como el New york Times. Si la batalla que se libra hoy no se gana en esta la hora más oscura, ya no habrá civilización que defender. La opresión no llega en forma de bombas sino como una sombra que nos sigue y envuelve sin que nos demos cuenta y que traerá silencio e ignorancia, mientras estará prohibido solo mencionarlo. Así es, si no defendemos nuestra libertad de expresión, nuestra existencia peligra. ya no podremos pensar, pues eso estará prohibido. No dejemos que se nos niegue el derecho a tener un conocimiento profundo, de buscarlo, de darlo. Luchemos y digamos a quienes quieren oprimirnos: ¡¡jamás!!

AUTOR Tony Vasquez / Fuente