Logo preload
Menú
Ir arriba

El misterio en torno a todo lo que generó Pablo Escobar Gaviria a través del narcotráfico, tuvo algunas respuestas por parte de Victoria Eugenia Henao, la viuda del capo de capos, quien reveló algunos detalles que conoció a través de una negociación que sostuvo con otros narcos,

La esposa de Pablo Escobar, conocida también como «La Tata«, reveló que luego de la muerte de su marido, sus enemigos la citaron para saldar cuentas. En dicho encuentro tuvo que entregar varias propiedades, incluso, unas que ya habían sido incuautadas por el Gobierno colombiano.

La revelación aparece en un libro que escribió llamado «Mi vida y mi cárcel con Pablo Escobar«, en el cual reveló que esas peticiones se la hicieron un grupo de 40 capos y ascendía a unos 120 millones de dólares.

Ese cobro fue a cambio de respetar su vida, la de su familia y a familiares de algunos lugartenientes de Escobar, por concepto del gasto que hicieron en la guerra contra el cártel de Medellín y por los daños y perjuicios que se causaron con los secuestros, asesinatos, daños a sus propiedades y otras situaciones.

El acuerdo no incluía a Juan Pablo Escobar, pues querían matarlo por temor a que siguiera los pasos de su padre.

Aunque los primeros en pedir plata a «La Tata» fueron algunos lugartenientes de Pablo Escobar, entre ellos Popeye, los que lideraron la negociación con los principales capos del narcotráfico en Colombia fueron los jefes del Cártel de Cali, los hermanos Rodríguez Orejuela, Miguel y Gilberto, señala el libro.

Ese proceso empezó en febrero de 1994, duró por lo menos ocho meses y varias de las reuniones para la entrega de los bienes de Pablo Escobar a otros narcotraficantes, entre los que también nombró a José ‘Chepe’ Santacruz y a Hélmer ‘Pacho’ Herrera, se hicieron en sedes del club América de Cali, de acuerdo con «La Tata», reza una nota publicada por Pulzo.

Al menos 7 abogados fueron los que dispuso Victoria Eugenia Henao, además de dos asesores contables para armar la gran lista de bienes con los que iba a pagar lo que los otros narcos le exigieron. La lista cerró en un poco más de 60 bienes.

“La reunión fue larga y tediosa porque se dedicaron a escoger uno a uno los 62 bienes incluidos en la lista que llevé. Pero a diferencia de nuestro primer encuentro, me pareció otra buena señal que aceptaran recibir el 50% de la deuda en bienes incautados y el restante porcentaje en propiedades listas para comercializar, eso sí, libres de apremios judiciales. Eso de apropiarse de bienes ‘emproblemados’tenía una explicación: sus conexiones en las altas esferas del Estado les ayudarían a ‘lavar’ los bienes de Pablo, dejando por fuera a sus herederos. Lo que evidentemente sucedió”, dijo la viuda de «El Patrón«. «La Tata» comentó algunas de las propiedades que debió entregar, en esa y otras negociaciones. Asimismo, reveló algunos nombres de los capos que recibieron algo de lo que Pablo Escobar dejó. Acá algunos de los detalles revelados por Henao:

«La Tata» dijo que entregó al jefe paramilitar Carlos Castaño, por exigencias de su hermano Fidel Henao, un lote de 9 hectáreas. “El extenso y costoso terreno estaba pegado a la mansión Montecasino, con lo cual Fidel amplió su poderío económico”, dijo.

Los hermanos Castaño también se hicieron con al menos de una docena de lotes en zonas exclusivas de Medellín, “donde años después fueron construidos algunos lujosos hoteles y costosos centros comerciales”. Dos pinturas de más de 3 millones de dólares también fueron parte de la negociación.

Varios capos, de los que no dio los nombres, se repartieron “un complejo de torres de apartamentos en El Poblado, cerca de la loma del Tesoro, adquirido por Pablo Escobar en la década de los 80”. Más de 10 apartamentos del lugar estaban “disponibles”, según dijo la viuda, que añadió que una de sus cuñadas también se quedó con un ‘penthouse’ de allí, pues se lo heredó la mamá de Escobar.

«La Tata» aseguró que entregó “una finca en los Llanos Orientales”, que su marido nunca le mencionó. “Tenía cien mil hectáreas de extensión y por supuesto fue muy apetecida por los enemigos de mi marido, entre otras cosas porque tenía pista de aterrizaje”, agregó, sin decir qué narcotraficante se llevó la propiedad.

Al «Comandante Chaparro» le ofreció dos fincas, “una con una pista de aterrizaje y otra al lado del río”. Asimismo, máquinas de la Hacienda Nápoles, entre ellas una costosa motoniveladora y una planta eléctrica. Él aceptó todo.

Leonidas Vargas le dijo a la viuda que su marido le debía un millón de dólares. Por eso, ella le dio un avión de Pablo Escobar, que la Fiscalía había ordenado devolverle a la familia del capo, tras estar confiscado durante 10 años. “Él se quedó con el aparato después de verificar que podía volar y salió ganando porque en un hangar del aeropuerto Olaya Herrera de Medellín estaban almacenando un lote de repuestos que solo le servían a ese avión, valorados en cerca de 300 mil dólares”, recordó Victoria Eugenia Henao. Dos aeronaves, cuyos dueños se desconocen, pues se suponía que a la viuda de Pablo Escobar le había quedado “un saldo a favor” y, por eso, se las iban a devolver. No obstante, ella añadió que eso nunca pasó.

Otros aviones y helicópteros, así como carros Jaguar, BMW y Mercedes Benz, motos de alto cilindraje, lanchas y jet ski, igualmente fueron parte de la negociación.

¿Era «El Patrón» el más rico o no?

Según el testamento de Pablo Escobar, “su herencia ascendía a 120 millones de dólares [hoy más de 437 mil millones de pesos]”, de acuerdo con un testamento que escribió el capo “de su puño y letra en 1983«, según una publicación de Semana.

Sin embargo, esta suma genera suspicacia hasta para la misma revista, pues otros dos medios de comunicación revelaron otros datos interesantes. “Es insignificante frente a los cálculos de la revista Forbes y de una biografía publicada en Vanity Fair en 1992, en donde se asegura que Escobar recaudaba mensualmente 100 millones de dólares”, escribió la revista.

Semana además mencionó otro importante grupo de bienes de Pablo Escobar, de acuerdo con informes de la Dirección Nacional de Estupefacientes, que van desde hoteles en Estados Unidos, Venezuela y Panamá hasta “acciones de la casa matriz de dos bancos europeos, haciendas en Jamaica, Martinica y otras islas del Caribe y títulos valores adquiridos, inclusive, en la bolsa de Tokio”.

Sobre la información de Forbes a la que se refiere la revista, cabe mencionar que Pablo Escobar fue incluido en la lista de multimillonarios durante siete años consecutivos, que empezaron en 1987, como la misma publicación lo reconoce en su sitio web.null

Nada más en el primer año en el que fue incluído, fue señalado que su fortuna era de 3 millones de dólares, pero en el año 1993, la publicación dijo que el valor estimado era de «mil millones de dólares”.

Otro dato que se sabe sobre el testamento es que, aunque la mamá y los hermanos de Pablo Escobar, de acuerdo con el testimonio de «La Tata», querían tumbarlo para apropiarse de tres lujosos bienes que les dejó a su hijos Juan Pablo y Manuela, al final Miguel Rodríguez Orejuela intercedió por la esposa e hijos del jefe del cartel de Medellín para que se quedaran con los edificios DallasOvni y Mónaco.

Un sobrino del capo, llamado Nicolás Escobar, hijo de Roberto Escobar, mejor conocido como «Osito«, hizo lo posible para que eso no fuera así y hasta aseguró que su papá le había prestado 10 millones de dólares a Pablo Escobar que este no le pago, no obstante, no pudo lograr su cometido, según el texto.

“Les vamos a dejar los edificios para que se defiendan con ellos. Vamos a ayudar a que los recuperen. Para eso habrá que colaborar también con una plata para las campañas presidenciales. A cualquiera que gane le pedimos que les ayude, pues les vamos a decir que ustedes colaboraron con sus campañas”, le dijo Orejuela, destacó «La Tata».

No obstante, al final, esos edificios quedaron en manos del Estado, reconoció la misma Victoria Eugenia Henao, y , por ejemplo, el Mónaco, de Medellín, lo tumbaron.

¿Y las caletas?

Este año, el hijo de «Osito» le dijo a Red+ Noticias que había encontrado, supuestamente, unas caletas de su tío pues se había dedicado a buscarlas. Una de las presuntamente encontradas fue en Las Palmas, en Medellín.

Según Nicolás Escobar, en está caleta habían 18 millones de dólares completamente «inservibles», una esfera de oro y otros objetos valiosos.

Acá el vídeo que el informativo compartió en sus redes sociales con el testimonio, en el que además habla de las millonarias sumas de dinero que tenía Pablo Escobar y varios de sus lujos.

A esta versión el propio Roberto Escobar, «Osito», salió al paso, quien además regañó a su hijo por decir «mentiras» sobre la caleta.

“Por favor, que Nicolás no engañe a la gente y no diga mentiras. Es falso que aquí se encontró una caleta”, fue parte de lo que dijo Roberto Escobar, según Caracol Radio.

Las frases que Victoria Eugenia Henao menciona en su libro también echan por tierra lo expresado por el sobrino de Pablo Escobar, pues ella asegura que, si bien su marido, “llegó a comprar más de un centenar de caletas, que las escrituraba a personas de confianza que lo cuidaban en la clandestinidad”, también “era enemigo de ocultar dinero” allí.

De igual forma, puntualizó que, al final, Pablo Escobar no quedó con tanta plata, pues era un derrochador «a raudales», e igualmente, mucha la usó «en la guerra«.

Fuente