Logo preload
Menú
Ir arriba

La figura del cofundador de la red social volvió al centro de la escena esta semana por su audiencia en el congreso de Estados Unidos, lo que revivió el debate respecto de su fortuna y sus curiosos hábitos personales

La figura de Jack Dorsey, el fundador de Twitter, volvió esta semana a ser el centro de atención por su testimonio ante el congreso de Estados Unidos y todos aprovecharon para recordar su curioso modo de vida y hasta su conflicto con un “enemigo” del kirchnerismo, el jefe del fondo buitre Elliot Management, Paul Singer.

Evan Williams, otro de los pilares de Twitter

Dorsey mantuvo “una carrera turbulenta en Silicon Valley; después de cofundar Twitter en 2006, fue despedido como CEO de la compañía dos años después, pero regresó en 2015 después de haber creado su segunda compañía, Square”.null

Su testimonio en el congreso de esta semana no fue el único, pero en este caso se focalizó sobre la Sección 230, la ley que otorga a las empresas de Internet una amplia autoridad para moderar sus propias plataformas, mientras las protege de la responsabilidad legal por el contenido publicado por los usuarios. Hoy, las acciones de la empresa caían con fuerza en Wall Street.null

Pero, más allá de esto, “Dorsey también ha provocado una buena cantidad de controversias y críticas, ensalzando el ayuno y los baños de hielo como parte de su rutina diaria”.

El particular estilo de Jack Dorsey

De todos modos, se recordó, “su existencia no es del todo espartana; como otros multimillonarios, posee una casa impresionante, sale con modelos y conduce autos veloces”.De derecha a izquierda: el de Google Sundar Pichai, el de Facebook Mark Zuckerberg y el CEO de Twitter Jack Dorsey, que brindaron su testimonio en el congreso de EE.UU.null

Su educación formal no es precisamente su fuerte: asistió brevemente a la Universidad de Ciencia y Tecnología de Missouri y se transfirió a la Universidad de Nueva York antes de dejarla.

Pero hace exactamente 20 años, construyó un prototipo simple que le permitió actualizar a sus amigos sobre su vida a través de BlackBerry y mensajes de correo electrónico. Nadie más parecía realmente interesado, por lo que dejó de lado la idea por un tiempo.null

Mientras tanto, obtuvo un trabajo en una empresa de podcasting llamada Odeo, donde conoció a sus futuros cofundadores de Twitter: Jack Dorsey, Biz Stone y Evan Williams se llevaron a casa el premio en la categoría de blogs en 2007. La firma cerró en 2006, por lo que Dorsey volvió a su iniciativa de la mensajería y allí nació Twitter.

Los tres compraron el nombre de dominio de Twitter por aproximadamente 7.000 dólares.null

Un año después, Williams asumió el cargo de director ejecutivo y Dorsey pasó a ser presidente de la junta de Twitter, aunque, al mismo tiempo comenzó con nuevos proyectos: invirtió en Foursquare y lanzó una startup de pagos llamada Square, que permite a los propietarios de pymes aceptar pagos con tarjeta de crédito a través de un teléfono inteligente.Evan Williams, otro de los pilares de Twitter

Twitter se lanzó una oferta en la bolsa en noviembre de 2013, y en cuestión de horas Dorsey se convirtió en multimillonario. En 2014, Forbes estimó el patrimonio neto de Dorsey en 2.200 millones de dólares; en marzo de este año ascendía a aproximadamente 5,1 mil millones.null

A su vez, en 2019 se reveló en una presentación que Dorsey ganó solo 1, 40 dólares por su trabajo como CEO de Twitter el año previo. El salario de 1,40 dólares representaba un aumento de sueldo para Dorsey, que en años anteriores había rechazado cualquier pago.

Está lejos de ser el único magnate de Silicon Valley que recibe un mísero salario: Mark Zuckerberg recibe un dólar al año como CEO de Facebook. Sin embargo, Dorsey tiene acciones de Twitter por valor de 557 millones de dólares.null

Esto ayudó a los empleados de Square, al darles más equidad y opciones de acciones. También fue útil para adquirir Caviar, de entrega de alimentos en línea.

Antes de la pandemia, Dorsey dijo que trabajaba desde casa un día a la semana; en una entrevista con la periodista Kara Swisher realizada a través de Twitter, Dorsey dijo que trabajaba todos los martes en su cocina.

A la vez, le dijo a Kara Swisher que Elon Musk es su usuario favorito de Twitter, ya que sus tweets están “enfocados a resolver problemas existenciales y a compartir su pensamiento abiertamente”.

Además, sostuvo que disfruta de todos los “altibajos” que vienen con el uso a veces impredecible del sitio por parte de Musk. El mismo Musk respondió, tuiteando su agradecimiento y “Twitter es genial”, seguido de una serie de emoticones.Jack Dorsey, Paul Singer y Elon Musk

Dorsey también le contó a Rolling Stone sobre sus hábitos de comida; detalló que come una comida al día y que ayuna todo el fin de semana. Además, recordó que la primera vez que intentó ayunar le hizo sentir como si estuviera alucinando.

“Era un estado extraño en el que estar. Pero al hacerlo las dos veces siguientes, me di cuenta de que la mayor parte de nuestros días se centran en las comidas y de que la experiencia que tuve fue cuando estuve ayunando durante mucho más tiempo, y que el tiempo se ralentizó”, explicó.

Los comentarios provocaron críticas feroces de muchos que dijeron que Dorsey estaba normalizando los trastornos alimentarios.

En una entrevista posterior con Wired, Dorsey dijo que come siete comidas a la semana; “sólo cena”.

Dorsey se ponía regularmente camperas de cuero y trajes delgados de Prada y Hermès, así como camisas de vestir de cuello invertido de Dior Homme, una especie de elegante toma en el cuello reventado. Más recientemente, se inclinó por trajes más modernos, incluyendo el clásico cuello de tortuga negro, preferido por luminarias de Silicon Valley como Steve Jobs. A Dorsey parece no importarle mucho el aspecto de un CEO tradicional en estos días.

La cantante Azealia Banks afirmó que le enviaron recortes del pelo de la barba de Dorsey para convertirlo en un amuleto protector, aunque Dorsey negó que esto sucediera. En 2016 Banks publicó en su ahora borrada cuenta de Twitter que Dorsey le envió su cabello, “en un sobre”. Dorsey le dijo más tarde a los HuffPo que el incidente de la barba nunca ocurrió.El particular estilo de Jack Dorsey 

Dorsey viaja frecuentemente por el mundo y comparte sus fotos con sus 4 millones de seguidores de Twitter. En sus viajes, Dorsey se reúne con jefes de estado, incluyendo al ex primer ministro de Japón Shinzō Abe. Dorsey tuiteó con entusiasmo sobre las vacaciones que tomó en Myanmar para su cumpleaños en diciembre de 2018. “Si estás dispuesto a viajar un poco, andá a Myanmar”, dijo.

En la audiencia de esta semana, Dorsey “se llevó la peor parte de las preguntas de los legisladores, a pesar de que apareció junto con el CEO de Facebook Mark Zuckerberg y el CEO de Google Sundar Pichai”, cuyo apellido le costaba pronunciar a varios legisladores.

Algunos usuarios se refirieron al vello facial de Dorsey como su “barba de cuarentena”, mientras que otros dijeron que lo hacía parecer un mago. “La barba de Jack Dorsey está literalmente rompiendo la propia detección de rostros de Twitter”, publicó una cuenta de blog de ciberseguridad.

Dorsey dijo en el podcast de “Tales of the Crypt” que comenzó a usar baños de hielo y saunas en las tardes en 2016. Se sienta alternadamente en su sauna de barril durante 15 minutos y luego cambia a un baño de hielo durante tres; repite esta rutina tres veces, antes de terminar con un baño de hielo de un minuto.

También le gusta darse un baño de hielo por las mañanas para despertarlo.África definirá el futuro (¡especialmente el de bitcoin!). No estoy seguro de dónde todavía, pero estaré viviendo aquí durante 3-6 meses a mediados de 2020 (Dorsey)

Por otro lado, es un gran creyente en la criptocultura, frecuentemente se refiere a sus virtudes. En particular, es un fan de Bitcoin, al que describió a principios de 2019 como “resistente” y “de principios”; en marzo último relató que estaba superando el límite de gasto semanal de 10.000 dólares de Square’s Cash App comprando Bitcoin.

El anuncio de Dorsey siguió a una gira por Etiopía, Ghana, Nigeria y Sudáfrica. “África definirá el futuro (¡especialmente el de bitcoin!). No estoy seguro de dónde todavía, pero estaré viviendo aquí durante 3-6 meses a mediados de 2020”, escribió en el Twitter.

Dorsey fue entonces amenazado con ser destituido como CEO de Twitter por el inversor activista Elliott Management, un fondo muy conocido en la Argentina por haber desarrollado una agresiva estrategia por los bonos en default hasta fines del 2015. Tanto Bloomberg como CNBC informaron a finales de febrero de 2020 que el gran inversor de Twitter, Elliott Management, liderado por Paul Singer, buscaba reemplazar a Dorsey.

Los motivos incluían el hecho de que Dorsey dividía su tiempo entre dos empresas al actuar como director general tanto de Twitter como de la empresa de tecnología financiera Square, así como su previsto traslado a África.La cantante Azealia Banks afirmó que le enviaron recortes del pelo de la barba de Dorsey para convertirlo en un amuleto protector, aunque Dorsey negó que esto sucediera

Fue entonces cuando el CEO de Tesla y el frecuente usuario de Twitter, Elon Musk, se hizo notar en las noticias, dando su apoyo a Dorsey. “Sólo quiero decir que apoyo a @jack como CEO de Twitter”, Twitteó Musk, agregando que Dorsey tiene un buen corazón usando el emoji de corazón.

De todos modos, Dorsey se las arregló para lograr una tregua con la gerencia de Elliott. Twitter anunció el 9 de marzo de 2020 que había llegado a un acuerdo con Elliott Management que dejaría a Dorsey como CEO. El acuerdo incluía una inversión de 1.000 millones de dólares de la empresa de capital privado Silver Lake, y los socios tanto de Elliott Management como de Silver Lake se unieron a la junta directiva de Twitter.

El 7 de abril, Dorsey anunció que formaría un nuevo fondo de caridad que ayudaría en los esfuerzos de ayuda mundial en medio de la pandemia del coronavirus. Allí colocaría 1.000 millones de dólares de su propio patrimonio en el fondo, cerca del 28% de su patrimonio.

El fondo, denominado Start Small LLC, se focaliza en primer lugar en ayudar en la lucha contra la enfermedad del coronavirus, que se ha extendido por todo el mundo e infectado a más de 1,3 millones de personas.

Fuente