Logo preload
Menú
Ir arriba

La cannabis se ha convertido en una industria multimillonaria y un agente de innovación médica y empresarial. Este «boom» hace que, en ocasiones, uno tenga que educarse en torno a lo que los productores están ofreciendo.

A menudo se habla en la industria del cannabis de términos como concentrados, aceites y extractos, y existe confusión al respecto -con razón, pues estos términos hacen énfasis en distintas características, pero pueden ser sinónimos o empalmarse en cuanto a significado-.

Tanto el aceite como el extracto de cannabis son concentrados. En líneas generales un aceite, concentrado o extracto de cannabis se refiere a un producto derivado de las flores de la cannabis que ha sido procesado de alguna forma para obtener (o concentrar o extraer) ciertos ingredientes o propiedades.

En otras palabras, estos términos se diferencian del consumo de los puros capullos y cristales de la planta, que son fumados sin que medie otro proceso. Asimismo, estos productos tienen la ventaja de que es necesario fumarlos y pueden ser consumidos de formas distintas. La diferencia fundamental es que los aceites son cannabinoides separados de la planta con el fin de que, al inhalarse, se tenga una sustancia pura o limpia. El aceite, además, es la sustancia concentrada (obviamente, en una grasa insoluble).

Los extractos son productos refinados y su presentación suele ser en polvo o en líquido, en forma diluida. En el caso de los aceites de cannabis, los más comunes son de CBD, usados sobre todo por sus beneficios medicinales y por no tener cualidades psicoactivas (o que estas sean mínimas). El aceite de THC tiene propiedades psicoactivas pero también medicinales. Hay aceites usados en vaporizadores y aceites comestibles que pueden ser ingeridos con comida o alimentos como cápsulas.

El sitio especializado Leafy divide los concentrados de la siguiente manera:

CONCENTRADOS DE CANNABIS

  • Tinturas: extractos líquidos de cannabis que se consumen de manera sublingual. Tardan cerca de 20-30 minutos en hacer efecto.
  • Cápsulas: extractos de cannabis en polvo que tardan cerca de 2 horas en hacer efecto.
  • Vaporizadores: cartuchos con aceite de cannabis, similares a los cigarros electrónicos. Su efecto se siente en minutos.
  • Hachís: concentrado de cannabis hecho a partir de las secreciones pegajosas de las glándulas de la planta y puede consumirse de numerosas formas.
  • Cera: aceite refinado por un solvente, como butano o CO2. Tiene una alta concentración y es de rápido efecto.

Fuente