Logo preload
Menú
Ir arriba

La voluminosa producción de los carteles se mimetiza con cargamentos legítimos para evitar su incautación. Las organizaciones narcotraficantes recurren cada vez más a imnovadoras técnicas de movilizar su producción sin que sea detectada.

Todos los recursos valen para lograr ese objetivo. Desde esconder la droga dentro de vegetales o extremidades prostéticas hasta disfrazarla con otros compuestos químicos.

Actualmente, la producción de cocaína en Colombia está alcanzando un récord. Al mismo tiempo que los grandes sembradíos de coca se mantienen. De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas, en 2019 la cantidad de cocaína producida se incremento en un 1,5% para llegar a 1.136 toneladas métricas. Ese volumen de producción necesita múltiples canales para see enviado a los consumidores, principalmente en EE.UU. y Europa.null

Esfuerzos de la inteligencia estadounidense han logrado descifrar, al menos en parte, como es la operación de los carteles, a través de observaciones que han determinado cómo funciona el «modelo de negocio de riesgo aceptable» de los carteles de la droga.

Las organizaciones criminales saben que al enviar un gran volumen de cargamentos simultáneamente, algunos son atrapados pero otros pasan desapercibidos para la vigilancia y llegan a su destino.

Una gran porción de la producción se mueve en narco submarinos o aviones controlados exclusivamente por los carteles. Otra parte recurre a medios de transporte comerciales convencionales y necesita camuflarse para pasar desapercibida.

El diario El Tiempo hizo una recolección de algunos de los creativos métodos del narcotrafico para burlar la vigilancia policial.

Una de las modalidades del llamado ‘narcomimetismo’ es esconder la droga al interior de objetos.

Por ejemplo, em marzo de este año, en el puerto de Santa Marta, la Policía incautó 458 kilos de cocaína en una carga de aguacates que iban a Bélgica. Los narcos habían extraído la semilla de los aguacates y la habían reemplazado por un objeto similar cubierto de parafina, cargado de cocaína.

Igualmente se han detectado envíos de droga dentro de las prótesis de personas amputadas.

Los narcos también usan procesos químicos que mezclan la cocaína con otro tipo de elementos que se venden como polvos, pero que en realidad llevan oculta la droga. En junio de 2020 la Policía encontró en el puerto de Buenaventura un cargamento de coca que iba para Turquía, la droga estaba mezclada con gránulos de caucho.

Otros métodos son menos vistosos o complicados, como las encomiendas.

En abril del 2019, en medio de sus inspecciones a las bodegas de carga de El Dorado, policías se encontraron con una encomienda que de Cali iba para Miami.

Al revisarla se halló una Biblia en cuyo interior había 1.896 gramos de tusibí, también llamada cocaína rosada.

Con información de El Tiempo / Fuente