Logo preload
Menú
Ir arriba

Propaganda mentirosa y obscena “La de los no vacunados”



El sistema está cayendo en el ridículo más espantoso, con las televisiones de la propaganda única mentirosa y obscena, indigna hasta de Goebbels. Han bautizado a la cuarta ola “la de los no vacunados” y han vuelto -están ya muy vistos- a generar pánico con confinamientos a los no vacunados, con pasaporte Covid, pero ya no infunden miedo, sino estricto asco.

Joseph Goebbels.

El problema es que dicen que en Europa somos 84 millones los no vacunados, que seremos muchos más, y muchos más los que sólo se pusieron la primera dosis -conozco muchos- al darse cuenta del veneno de muerte que les inyectaban. Se viene abajo todo el tinglado, toda la farsa, montada por los globalistas exterminadores, las clases políticas corruptas y los medios de defecación a su servicio, comprados por Black Rock.

Un número tan poderoso de gente puede adoptar represalias contra los autores de esto. En Austria el partido de los no vacunados, en el más absoluto silencio de los medios, haciendo campaña en contra, con todas las encuestas dando que no superarían el tope del 4%, ha obtenido 3 diputados y el 6,4$ de los votos. Han puesto patas arriba toda la política europea corrupta y criminal. Un número tan numeroso de gente queda como grupo testigo de lo que han hecho. No pueden exterminarlo con las armas, intentan aniquilarlo con el pánico, pero somos de esa gente que nunca se rinde, como corean nuestros hermanos los resistentes italianos.

Ellos tienen miedo y por eso están tan histéricos. Como dice un tuitero: “suerte y a ver si se calman un poco por qué la han cogido meona con la persecución y marginación de los disidentes de la porción mágica, en todas las tertulias y debates de los medios de manipulación están con la misma monserga”. No van a ganar, ya saben que no van a ganar, Es fundamental, en este estado de cosas, la desobediencia civil: la policía no tiene capacidad para los sueños húmedos y tiránicos de idiotas como Ximo Puig y el imbécil de Miguel Ángel Revilla. Se está viendo en Austria donde son escasos los controles y los comerciantes sufren las consecuencias de unas calles semi vacías.

No pueden con los datos evidentes. En Gibraltar, con toda la población pinchada, el 95%, han suspendido las Navidades oficiales porque tienen más infectados que nunca, y más muertes que nunca. No le pueden echar la culpa a los no vacunados. Entonces, ¿se la van a echar a los simpáticos monos? No, la culpa la tienen las timo vacunas que han inyectado el veneno de muerte en los cuerpos. En Bélgica, la región con mayor tasa de vacunación, Flandes Occidental, es la que tiene mayor tasa de infección y de muertes. ¿Por qué? Piense, hombre. Esta es la primera ola de la proteína Spike que contienen las vacunas. Una ola criminal administrada por los propios dirigentes psicópatas e indignos e inyectada por los propios servicios sanitarios, médicos y enfermeras. En Singapur, tres cuartos de lo mismo. Récord de vacunación, récord de contagios y de muertes. “Algo no cuadra”, que ha dicho el ex ministro de Economía socialista, Miguel Sebastián. En efecto, algo no cuadra, porque cuadra demasiado, porque es obvio, porque es evidente, y todas las televisiones mintiendo no pueden contra la realidad, contra los datos.

No tiene pase, además, que se caiga en la supina estupidez de que los pinchados no se consideren inmunizados, y tengan miedo, porque, en realidad, han sido infectados.

Han sido derrotados. Bracean estúpidamente mientras el agua les supera. Hemos ganado los que hemos resistido, porque la culpa no la tienen los monos de Gibraltar.

Fuente