Logo preload
Menú
Ir arriba

Carlos Espósito, el exárbitro argentino que dirigió el partido de la semifinal de la Libertadores en 1989, narró cómo fue amenazado por Jhon Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye. En una entrevista con el programa ‘Buen Momento’ de Argentina, el exábitró narró su experiencia en aquel años en Medellín y aseguró que fue amenazado para que beneficiara al equipo Atlético Nacional durante la semifinal de la Copa Libertadores contra el Danubio, de Uruguay.

“Llegamos a Medellín, nos subieron a un carro para llevarnos al hotel con los árbitros colombianos, uno de ellos de apellido Sierra y, durante el trayecto, nos hablaron de los lugares donde habían tirado los cuerpos de árbitros que habían asesinado por no acceder a sobornos”, contó Espósito al programa de radio argentino.

Narró que ya en el hotel “entraron cuatro, uno con ametralladora y atrás de ellos entró el famoso Popeye con una maleta, la abrió y dijo que habían 250.000 dólares. Nosotros los rechazamos y nos dijo ‘la vida de ustedes acá no vale nada y en Buenos Aires puede costar mil dólares cada una’ y se fueron”, relató.

Narró que el partido se desarrolló sin inconvenientes y que se persignó cuando Nacional iba ganando 3-0, pues sabía que “Pablo Escobar estaba disfrazado en el estadio”. “Después del partido, los mismos jugadores nos hacían señas de que no abriéramos la boca”, agregó Espósito.

Relató que en el avión de regreso a su país coincidieron con los integrantes del equipo uruguayo y que el presidente del Danubio le dijo: “Carlos, ¿la pasaron mal, no?” insinuando que ellos también habían sido amenazados.

Fuente

Si te gusto el articulo compártelo en tu facebook y dale like!!

A %d blogueros les gusta esto: