Logo preload
Menú
Ir arriba

La Santería, más correctamente llamada Regla de Ochá-Ifá es una religión afrocubana producto del sincretismo de creencias africanas, predominantemente de la rama de los llamados Yorubas en conexión con el catolicismo. Es el legado de la diáspora de los esclavos que han llegado desde Nigeria a tierras cubanas. Su nombre se debe a que como las religiones africanas estaban prohibidas en todas las colonias españolas, los africanos fingían adorar a los santos católicos cuando en realidad adoraban a los Orishas. Entonces, los africanos al verse privados de la práctica de sus cultos tradicionales se vieron forzados a disfrazar los de cristianismo dándole a sus antiguas deidades la identidad de diversos santos católicos. Cortesía: iworos.com Esencialmente es un culto naturalista que venera a la naturaleza y sus fuerzas con un énfasis en el culto de los ancestros.

Diferentes aspectos de la naturaleza son controlados por diferentes deidades que las personifican. Se cree que una deidad suprema creadora Olofin Olurun Olodumare, trinitaria por influencia del catolicismo que es ajena a su creación, la cual ha dejado al encargo de un gran número de semidioses que no sólo se encargan del aspecto natural, sino que también imparten de características personales a individuos de acuerdo con la hora de su nacimiento. Estos individuos por consecuencia exhibían las características personales de su orisha regente y es su propósito en vida servir como representante de ese orisha y su fuerza natural. Para ese propósito se deben de consultar a estas deidades buscando consejo de la manera correcta de proceder en la vida y los consecuentes rituales necesarios para garantizar el mejor desenvolvimiento de ese porvenir.

Muchas sino todas estas deidades fueron personas ilustres como reyes, reinas o sacerdotes en el pasado y por lo tanto son considerados ancestros. Así como se le pide consejos a estas deidades que vienen siendo ancestros comunes, es necesario también prestarles atención a los ancestros propios. Se trata de ayudar y apaciguar a los ancestros personales para que éstos a su vez tengan la energía cósmica suficiente para guiarnos en la vida. Las deidades son entidades sobrenaturales y emanaciones de Olofin, el dios creador de los seres humanos y de los otros santos. Las divinidades tienen dos aspectos, uno de los cuales es el control de una variedad de esfuerzos, empeños e intereses humanos; y el otro es la representación de diferentes elementos o fuerzas de la naturaleza. Orishas: ¿Quiénes Son? Existen 401 deidades, pero en América solo perduran pocas decenas. Los orishas más populares y conocidos en la santería cubana son los siguientes.

Changó Orisha Cortesía: cibercuba.com Este guerrero es el principal orisha de la religión Yoruba y uno de los más populares. Representa la danza, la justicia, los truenos, el fuego, los rayos y la fuerza. Es dueño del baile y la música, de igual forma, de los tambores y otros objetos que la hacen posible. También representa la alegría y necesidad de vivir, la pasión, inteligencia, riquezas y la intensidad de la vida. Por otro lado, controla las situaciones favorables y desfavorables que se presenten. Fue intérprete y dueño del oráculo de Ifá, el primero que lo poseyó. A pesar de que Changó se identifique con Santa Bárbara, es un Orisha masculino. Sus hijos se caracterizan por creerse superiores a los demás. Tiene buena voluntad y disposición en el trabajo, está dotado de inteligencia y se irrita con facilidad o se deja llevar fácilmente. Obatalá Cortesía: ecured.cu Representa la salud, la paz, la justicia, la verdad, la sabiduría y la pureza. Es un dios respetado y notable porque es el mayor de los Orishas y ocupa el lugar más alto. Es el señor que representa los sentimientos humanos y la inteligencia. Es el creador de todo lo que posee el planeta. Su color respectivo es el blanco que representa la pureza y la paz que él posee. Su fecha de homenaje es el 24 de septiembre y su número regente es el 8.

La figura femenina de la Virgen de las Mercedes se asocia a este orisha. Quienes sean hijos de Obatalá se caracterizan por tener una voluntad a toda prueba. De igual forma, son reservados y tranquilos. También simboliza la creación que está completamente limpio y no tiene ninguna mancha, tiene noble temperamento y grandeza de espíritu e igual se comporta con generosidad, aunque también tiene sentimientos de superioridad frente a los demás, sentimientos de enfado muy grande y violento. Oshun Cortesía: ecured.cu Es la Orisha que encarna el amor, la fineza, la fecundidad, la feminidad, el refinamiento, la espiritualidad y la intensidad que poseen todos los humanos con los sentimientos. Contiene las virtudes más apreciadas en la mujer y la capacidad de producir efectos positivos puesto que, es bella, sensual y coqueta. Está asociada a la miel, el oro y el amor. Es la reina de los arroyos, manantiales, ríos y todas las aguas dulces del mundo. El color que la caracteriza es el amarillo, su número es el 5 y los múltiplos pertenecientes a este número. La fecha que le pertenece es el 8 de septiembre. Sus hijos poseen las características de ser sociables, simpáticos, alegres, son curiosos y les gusta ser sensuales. Se caracterizan porque prestan mucha atención a las opiniones de terceros, por ende, les encanta la ropa, las joyas y oler siempre bien. El baile de esta Orisha es el más sensual de todos. Hace estremecer sus brazos para que pueda sonar sus brazaletes y al momento de reírse lo hace como Yemayá.

También pasa sus brazos por arriba de su cabeza para acentuar los encantos que posee. Mientras esto va transcurriendo ella hace movimientos extravagantes, para pedirle la intimidad a los hombres lo que hace es extender sus manos y mover sus caderas exageradamente. Elegguá Cortesía: iworos.com Es el primer guerrero y más importante. Es el dueño del destino, trae y lleva todo lo malo y todo lo bueno, hechos imprevistos y desconocidos, por eso es el más temible. Quienes no estén iniciados, deben recibir y consagrarse primero con este Orisha. Apertura y cierra el camino que recorre cada persona, y así puede controlar la felicidad o infelicidad de todos los seres humanos.  Es espía y mensajero de los dioses, pues con cada Orisha trabaja un Elegguá.

Su número regente es el 3 y su color correspondiente es el negro y el rojo. La fecha de su celebración es el 13 de junio y el 6 de enero. Sus hijos son hábiles e inteligentes, pero poco aprensivos. Son poco caseros y mujeriegos. En la mayoría de los casos habita detrás de la puerta de cada iniciado porque de esta manera cuida y protege el Ilé de las personas que lo posean. Este Orisha es el cuidador y protector del monte y la sabana. Orisha Ochosi Cortesía: hablemosdemitologias.com Guerrero y es el mejor cazador de todos. Es el Orisha de la justicia, de los perseguidos por la ley y de la cárcel, por ende, es el santo de las prisiones. Su número es el tres y los múltiplos de éste. Lo representan los colores amarillo y azul y su día de homenaje es el 6 de junio. Se le identifica con San Norberto y San Alberto Magno. Los hijos de este Orisha están atentos a cualquier señal, son inteligentes, rápidos y siempre tienen la iniciativa, son protectores, hospitalarios y les gusta siempre estar en familia. A veces pueden sufrir por su estilo de vida, van de un lugar a otro sin establecerse en ningún sitio de forma permanente.

Son bohemios e inestables porque llevan un tipo de vida libre y poco organizada. Oggún Cortesía: hablemosdemitologias.com Oggún es un Orisha guerrero que representa la fortaleza, el trabajo y la fuerza. Participa en todas las batallas y domina todos los secretos del monte. Lo caracterizan las herramientas, las armas y su emblema es el hierro.

Es hermano de Shangó y de Elegguá, es tan travieso y astuto como este último, pero más voluntarioso. Su fecha es el 23 de abril, lo distingue el color morado, negro y verde y su número es el 3. Se identifica con San Pedro, San Pablo, San Juan Bautista y San Miguel Arcángel. Los hijos de Ogún son impulsivos, les cuesta perdonar las ofensas y pueden tener un temperamento violento. Sin embargo, son divertidos, muy sociables y no les gusta permanecer solo con una persona. Orula Orisha Cortesía: ecured.cu Orula representa la inteligencia, la astucia que se sobrepone a las situaciones difíciles y la sabiduría.

Es el gran consejero de la humanidad porque de todo lo que existe, el conoce el destino, por eso mismo, se dice de él que es el testigo de toda la creación. Su color es el amarillo porque en las hojas de este color, se representa la muerte, junto con el color verde que está presente en el color de las plantas que brotan de la tierra.

El 4 y 16 son sus números y se le venera el 4 de octubre. Los hijos de él se caracterizan por ser espirituales y con una intuición muy concreta. Son personas generosas, tranquilas y muy sabias.

Yemayá es madre de todos los orishas y un modelo de madre universal, protectora de los niños y mujeres embarazadas. Es la reina del mar, fuente de toda la vida, diosa de la inteligencia, lo racional y la brujería. Como simboliza las olas del mar, el baile que la caracteriza es semejante a los movimientos de este. El color que la caracteriza es el azul, sus números son el 7 y sus múltiplos. El día para adorarla es el 7 de septiembre. Fuertes, severos y tienen buena disposición y voluntad en lo que realice, son maternales y paternales, pero, su temperamento es igual de cambiante como el mar viene y va. Así son los hijos de Yemaya. también son resentidos con las ofensas que hacen hacia ellos, perdonan, pero no olvidan. Lo que se dice es que todos son hijos de Yemaya porque estando en la placenta de la madre, se nada por 9 meses.

También llamada Yansa, representa el cementerio, es dueña del aire que se respira y de los vientos que se crean. Ella es guerrera y violenta que combate con dos espadas, es respaldada por los muertos porque vive en las puertas de los cementerios. Personifica el carácter impetuoso, es irreflexiva y precipitada. De igual forma, simboliza los sentimientos fúnebres y en la naturaleza representa la centella. El único color que no se presenta en ella, es el negro, el número 9 es el de ella y el 1 de octubre es su fecha especial.

Se identifica con La Virgen de la Candelaria y con Santa Teresa de Jesús. Sus hijos son personas de personalidad tranquila y reservada, aunque cuando se enojan todo se puede convertir en un tormenta. Son innovadores y les gusta salir de la monotonía.

Este Orisha gobierna las demostraciones maliciosas. Para que la buena voluntad se presente, se tienen que tomar las precauciones adecuadas para evadir el mal. Es quien engaña y hace trampa a los demás Orishas y hombres en las leyendas. Puede llegar a perturbar a una persona y esta ni siquiera se puede dar cuenta, ya que tiene esta facilidad y es quien posee las medicinas para concederle el deseo, de quien se lo pida, aunque esto solo se logra si se cumple el sacrificio. Quienes sean sus enemigos pueden tener conflictos entre ellos, sin razón alguna.

Representa las calamidades que se presentan en las vidas de las personas cuando no se está en balance con su alrededor y lo que lo rodea. Fue santificado por la babalawos con elementos diferentes relacionados con la naturaleza. Es quien lleva la cuenta de los Addimú que se ofrecen.

Es muy adorado y célebre. Olofi lo rescató de la muerte y a lo que se le asigna es cuidar a los enfermos. Puede ser invocado por cualquier indigencia humana pero principal y mayormente es por las enfermedades que se presenten.

El nombre Babalú Ayé significa el Padre del mundo. Cura y concede deseos, por esto es considerado milagroso. Pero para que el ayude a quien necesite se tiene que hacer una promesa y es muy exigente con el cumplimiento de estas, puesto que, si no se cumplen, es capaz de castigar a la personas llevándoles enfermedades de la piel. A parte es el Orisha de todas las enfermedades venéreas, la peste y muchas otras. Su número es el 17, el color el morado y su fecha el 17 de diciembre.

Babalú Ayé se identifica con San Lázaro. Sus hijos se preocupan e interesan por el bienestar mental, espiritual y físico de quienes están a su alrededor. Les gusta ofrecer ayuda, comprensión y afecto por eso siempre lo intenta. Otros Orishas A parte de los Orishas ya mencionados, en la regional Yoruba, existen muchísimos más, a continuación se describirán algunos de esos tantos, para que se tengan conocimientos de otros que son igual importantes.

Este Orisha es violento y poderoso. Su nombre se traduce a «El que cubre el desierto con su voz». Como es el padre de Changó siempre se encuentra con él. Sus hijos se caracterizan por tener gran fortaleza física, amor incondicional hacia los niños, pero las mujeres pueden dominarlos fácilmente.

Representa en la naturaleza al volcán que se encuentra en el interior de la tierra. También simboliza las energías y las fuerzas que posee la naturaleza. La fecha específica para venerarlo es el 16 de cada mes y su número es el 9. San Cristóbal, es asociado con él, quien es el santo patrono de la Habana.

Proviene de la naturaleza, por eso la rige. Personifica todo lo que tiene que ver con la naturaleza vegetal, puesto que, es el dueño de eso. En el cuerpo del ser humano se ubica en la parte izquierda de este. Con sus saberes se fortalece al momento de una Guerra, aleja la muerte y salva la vida. Es conocedor de todos los secretos de la naturaleza porque conoce los animales, plantas y minerales que este posee. Siempre se cuenta con Osain para el momento de la consagración, puesto que, las hierbas y plantas son utilizadas. Sus hijos son nombrados Adá Jun She. También permite las plantas medicinales, las hierbas curativas, mágicas y los árboles de igual forma.

El Cristal de Cuarzo y su poder eléctrico y místico, según el chamanismo El Ayahuasca: La mezcla de los dioses y el fundamento del chamanismo Es un Orisha muy poderoso, por esto es quien se encarga de la iniciación de cada Orisha. De igual forma, cuando se le hace una maldición a una persona, es quien decide activarla o no. La oreja que recibe las peticiones es pequeña, la otra oreja es la más grande. Solo tiene un ojo, una mano y una pierna. Osain surge de la tierra como una planta, por eso no tiene padre ni madre. Aña

Este Orisha le brinda conocimientos a Olodumare sobre que individuo llega a la tierra y es quien hace el trato entre los iniciados y los orishas más fácil. Lo representan los tambores Batá y la música. En la naturaleza se encuentran el ritmo y las vibraciones sonoras que se utilizan para atraer lo místico. Puesto que, fue quien habló en la creación y por eso es la voz divina, es reconocida por su sonido inigualable y único, también posee un ritmo que le pertenece a cada Orisha.

Es quien vive y reposa en el tambor Batá, dentro de este. Es importante en la religión ya que al momento de haber y realizarse un festejo en la tierra, en honor a Olofi y los orisha, es quien les informa de lo que está ocurriendo. Este es un Orisha exclusivo para personas que no entran en trance y para los hombres.

El objeto que se utiliza para la consagración son las manos. Estִá relacionado con la madera de los árboles, por eso su cercanía con Ozain quien es el Orisha de la vegetación. Por el motivo, que en ese tiempo existía la esclavitud que se presentó a principio del siglo, sobre todo en el Caribe, por esa razón muchas divinidades deciden irse a América, entre ellos se encontraba este santo.

Orun (Orisha Oro) Cortesía: todosanteria.com Es quien representa al primer hombre que dio de la existencia de un hijo en la tierra y quien fue el primero en habitar el mar. Este Orisha también recibe el nombre de Itú, es asistido por Irele, quien invoca el viento. Simboliza una forma de pescado, también puede ser tablitas que poseen formas características. Rige en los antepasados de una persona, lo logra mediante los difuntos ancestros. En la antigüedad las personas pertenecientes a la sociedad Oro eran los ejecutores de los malhechores, cuando alguien era condenado a muerte, ellos se encargaban de que la sentencia se llevara a cabo.

A Orun se le adora por siete días seguidos, y durante este proceso las mujeres se tienen que quedar encerradas en su casa, cuando se les permite salir es para satisfacerse de alimentos o provisiones que requieran, pero esto solo se cumple hasta el sexto día porque el séptimo no se permite salir para nada, quien no cumpla esto y salga de su casa, se ejecutara la muerte porque son reglas que no se deben desobedecer.

Este es un Orisha que guía a los Egun e Íku en sus secretos. La representación material se refiere a una persona o una cosa en la formación del mundo que forman parte de los minerales, los vegetales y los animales. Las tinieblas profundas y espesas de la noche le pertenecen, por eso vive en ellas. Posee un ojo que es fosforescente. Odduwa es una enorme y gran masa que posee poderes espirituales, pero no posee figura ni forma alguna.

Para poder manifestarse lo hace a través y mediante los espíritus. Fue el primero en hacer el Itá en la tierra, en relación con el ser humano.

Es a quien se le considera una fuente de energía sustancial porque ocupa un lugar en el espacio bien definido, junto con el ashé, fue quien existió antes de todo lo que se conoce. Gracias a él se crea la existencia divina y el sol le pertenece a él. Simboliza la fuerza vital que existe cada uno de los seres vivos y mediante él es que Olodumare obtiene lo que necesita. Su culto está sumamente limitado en el Osa-Ifá. Antes de comenzar a hacer el Itá, al momento se hace un Ñangareo que es una ceremonia de invocación a este Orisha. Debe ser por la mañana, antes de que sean las doce del día, al transcurrir esto se saluda al sol con brazos extendidos y abiertos, también las palmas de las manos se ponen en una posición que queden hacia arriba. Se debe de mantener una postura de solemnidad y se medita profundamente.

Fuente