Logo preload
Menú
Ir arriba

Durante las últimas semanas, hemos recibido algunos comentarios de personas que tienen dudas sobre qué es la payola y cómo funciona principalmente en la industria de la radio.Comenzaremos diciendo que esta práctica surge a inicios del siglo XX, cuando la radio era el medio en tendencia por excelencia. Cada día, tanto las personas de la industria de la radio y la discográfica se dieron cuenta que AM/FM iban ganando más públicos, esto debido a que la radiodifusión representaba un medio de sencillo acceso a través del cual las audiencias podían entretenerse e informarse.

Rápidamente las grandes disqueras detectaron que el pagar para que las emisoras tocaran un poco más algunos sencillos o discos, sería una tarea fácil y que rápidamente daría un retorno de inversión, ya que las personas disfrutarían de los éxitos del momento y así se elevarían las ventas del material musical físico que existía en ese entonces.

Se suponía que una de las finalidades de la radio es que los artistas tuvieran acceso para promover su música y que a la vez la gente fuera posicionando los sencillos, para que así se lograra el éxito orgánico; esto en un mundo ideal y utópico. No obstante, tanto la industria de la radio como la discográfica hallaron un camino a través del cual ambas obtendrían mayores beneficios económicos.

Fue hasta 1934 cuando la Comisión Federal de Comunicaciones en Estados Unidos (FCC),estableció la Ley de Comunicaciones, en la cual se instituyó que este acto de pagar por reproducciones musicales en la radio, se había convertido en algo ilegal. Fue hasta 1960cuando a través de algunas audiencias en el Congreso, se pudo ampliar esta norma, de tal forma que no hubiera vacíos en la misma y que por completo se pudiera acatar la orden ante-payola.

Para este punto, es esencial hacer una acotación; en la radio se puede pagar para transmitir canciones, siempre y cuando, antes de que éstas sean puestas en la frecuencia, el anfitrión del programa, o una cortinilla avisen que el siguiente material ha sido patrocinado o pagado por alguien en especial. Se deberá mencionar el nombre de quien sufragó el gasto.

En un reportaje de hace algunos meses, la revista Rolling Stone destapó la cloaca, ya que mostró evidencias de que esta práctica ilegal aún sucede en la industria, pero ahora a través de intermediarios (promotores) y con dinero en efectivo.

Luego de este escándalo, el Comisionado de la FCC Michael O’Rielly dijo que investigaría al respecto, dando como resultado que este ejecutivo se acercara a RIAA y a las tres discográficas principales a preguntar sobre el tema. Después de esto, las 4 figuras de la música respondieron no estar involucradas en este tipo de prácticas y también dijeron desconocer al respecto.

La polémica ha llegado incluso a Spotify, ya que la semana pasada esta compañía de Streaming anunció un programa en el cual por menos regalías, el artista podía aceptar que el algoritmo de la plataforma colocara “más” los singles elegidos por los intérpretes y así obtener mayor penetración en el público objetivo. Esta implementación ha sido puesta en la mira, ya que los artistas con mayores ingresos, tendrían mayores posibilidades de que sus canciones realmente lleguen a más personas.

Fuente / Esta nota fue realizada con base en información publicada a través de Digital Music News.