Logo preload
Menú
Ir arriba

El Misterio Anunnaki: dioses de Sumeria que vinieron desde el cielo. Expertos consideran que podrían ser los mismos híbridos ángel-humano Nefilim. Estos dioses son los más emblemáticos dentro de la teoría de los alienígenas ancestrales. Los historiadores no los consideran «alienígenas», pero no niegan que vinieron de otros mundos. Algunos expertos los notan muy parecidos a los gigantes Nefilim, con ADN divino de ángel y humano. La morada de los Anunnaki pudo haberse encontrado en el Monte Hermón, igual a como dice el Libro de Enoc sobre los Ángeles Caídos, padres de los Nefilim. Anunnaki como alienígenas ancestrales Las traducciones de tablillas sumerias y acadias del historiador Zecharia Sitchin han sido un fundamento esencial sobre los Anunnaki siendo alienígenas ancestrales. Esa base teórica se expande en su serie de libros Crónicas de la Tierra.

Los Anunnaki como alienígenas ancestrales. Cortesía: monkeyandelf.com. En la narrativa de Sitchin, los Anunnaki vinieron desde Nibiru, el cual significa «lugar de cruce» o «planeta de cruce» (posiblemente), en idioma acadio. Nibiru era un cuerpo celeste y según Sitchin, era el planeta de esos dioses que se colocó cerca de la Tierra. Con ese acercamiento, los Anunnaki vinieron a nuestro planeta con el objetivo de minar oro para reparar la atmósfera de Nibiru. El dios Enki fue quien creó a la humanidad con el fin de realizar las labores de minería. Enki era como un ingeniero genético. Anunnaki: ¿híbridos del dios Anu y una mujer humana? Según Sitchin, la palabra «Anunnaki» significa «aquellos que bajaron del cielo», pero las traducciones oficiales del sumerio y acadio indican que significa «hijos de Anu».

Sin embargo, «Anunnaki» bien podría denotar a dioses que bajaron del cielo a la Tierra, ya que Anu, es el dios del cielo, y Ki, la madre, es la diosa de la Tierra. Altura del ser humano y de gigantes Nefilim y otros gigantes en la Biblia. Cortesía: christan.info / YouTube. También se piensa que Ki no era diosa, sino una humana. Según William Klauser, eso se puede deducir porque «no hay evidencia de un culto [hacia ella] y el nombre sólo aparece en un número limitado de textos sumerios sobre la creación». Por lo tanto, si los Anunnaki, hijos de Anu, nacieron de una mujer humana llamada Ki, entonces estos vástagos serían semidioses híbridos. Ese concepto de hibridación semi-divina también aparece en el Génesis, cuando los Vigilantes o Ángeles Caídos se juntaron sexualmente con las mujeres humanas y dieron a luz a los gigantes Nefilim. Relacionado a los gigantes, hay destacar a Gilgamesh, un famoso rey sumerio gigante.

La Lista de Reyes Sumerios dice que él era «dos tercios dios», un semidios. Algo fascinante es que el texto apócrifo del Libro de los Gigantes menciona varios nombres de Nefilim: Ohya, Mahway, Hahya y Gilgamesh… ¡Gilgamesh era un Nefilim! Morada original en Medio Oriente: el Monte Hermón Ángel oscuro o Ángel caído. Crédito: eshareth / YouTube. Esa historia también sale en el Libro de Enoc, el cual dice que los Vigilantes descendieron en el Monte Hermón, localizado entre Israel, Líbano y Siria. Expertos teólogos y historiadores han encontrado similitudes entre los Vigilantes, los Nefilim y los Anunnaki. Edward Lipinski propuso que la Epopeya de Gilgamesh de Babilonia establece que la morada de los Anunnaki se encontraba en la región del Monte Hermón y el Líbano (mismo lugar de llegada de los Ángeles Caídos). Al Monte Hermón siempre se le dio un carácter místico y representaba como un «vigía» de tratados internacionales de civilizaciones antiguas (y ojo: actualmente, la ONU tiene una base ahí). Además, al venir a la Tierra, los Ángeles Caídos hicieron un juramento en Hermón para poder juntarse con mujeres. Seres del inframundo Anunnakis alados, similares a ángeles.

Otro aspecto semejante entre los dioses sumerios y los Vigilantes es el tema del inframundo. En textos sumerios y acadios se establece que los Anunnaki son «jueces» del reino subterráneo de los muertos. El dios de Canaán, El, se asocia a ríos subterráneos. Para Lipinski, ese río subterráneo podría estar donde nace el río Jordán, en las laderas del Monte Hermón y que ahí se encontraba un lugar de donde salieron aguas del Diluvio Universal. Según el Libro de Enoc, los Ángeles Caídos fueron encadenados y lanzados bajo un desierto en Dudael y la Segunda Epístola de Pedro dice que fueron enviados al infierno o Tártaro, el inframundo. Ahí notamos esa relación con el inframundo; es un tema clave porque los Anunnaki residieron ahí (igual que los Ángeles Caídos). Los datos de textos antiguos aquí presentados apuntan a que los Vigilantes o Ángeles Caídos serían como la raza de Anu y los Nefilim, los Anunnaki. Sí es así, sólo Anu sería alienígena, los Anunnaki serían híbridos entre alienígenas y humanos.

Fuente