Logo preload
Menú
Ir arriba

Más allá de la Marihuana: Otras plantas que producen cannabinoides



Además de la marihuana existen otras plantas que producen cannabinoides. El artículo de hoy abordará este tema a partir de la explicación de qué son los cannabinoides y mostrando ejemplos de especies vegetales que son capaces de generar este tipo de compuesto tan perseguido hoy en día.

Además de los cannabinoides, las plantas, hongos y árboles de los que se hablarán en este artículo también son capaces de producir compuestos muy similares a los cannabinoides que actúan regulando ciertos mecanismos del organismo, como a continuación se verá. Pero primero, es preciso comenzar a contextualizar un poco el tema.

¿Qué son los Cannabinoides?

Los cannabinoides son compuestos naturales que se encuentran en las diferentes especies vegetales, y de forma frecuente en el Cannabis Sativa. De los más de 500 compuestos diferentes presentes que puede presentar una planta, sólo unos 66 están catalogados como cannabinoides.

El más conocido de estos cannabinoides es el delta-9-tetrahidrocannabinol (Δ9-THC), que es el principal ingrediente psicoactivo del cannabis. Por otro lado, el cannabidiol (CBD) es otro componente importante, que constituye aproximadamente el 40% del extracto de resina de la planta.

Los cannabinoides presentes en la plantas reciben el nombre de fitocannabinoides. Los cannabinoides también pueden ser producidos por el cuerpo humano, conocidos como endocannabinoides, que son un componente esencial del sistema endocannabinoide de nuestro cuerpo. En este artículo se explorará la posibilidad de que existan otras plantas que producen cannabinoides

El sistema endocannabinoide es en gran parte responsable de mantener el equilibrio interno del organismo. Los fitocannabinoides, o cannabinoides producidos por la planta de cannabis, imitan las funciones de nuestros endocannabinoides y son responsables de los efectos psicoactivos asociados al THC.

El dolor, el estrés, el apetito o el sueño son solo algunas de las funciones del cuerpo que los cannabinoides afectan al actuar sobre el sistema endocannabinoide. Los beneficios potenciales para la salud de los cannabinoides son numerosos e incluyen la reducción de la inflamación y el control de las náuseas.

Tradicionalmente se ha creído que existían únicamente dos receptores que interactúan con los endocannabinoides y los fitocannabinoides, los receptores CB1 y CB2. No obstante, nuevas investigaciones científicas apuntan a la posibilidad de existencia de otros receptores cannabinoides que pudieran interactuar con otras plantas que producen cannabinoides.

¿Existen otras plantas que producen cannabinoides?

De forma histórica, se pensaba que los cannabinoides eran exclusivos de la marihuana. Sin embargo, esto no es del todo así, y existen otras especies de plantas que son capaces de generar compuestos que guardan gran similitud con los cannabinoides. De este modo, estos compuestos también son capaces de interactuar con el sistema endocannabinoide e influir en este de forma muy parecida.

Equinácea

La equinácea es una especie de planta que ha sido utilizada en la medicina tradicional desde hace siglos. La equinácea no contiene cannabinoides per-se, sino que contiene compuestos muy similares conocidos como cannabimiméticos. Son compuestos que también tienen la capacidad de interactuar con el sistema endocannabinoide de los seres vivos.

En el caso de la equinácea, contienen el compuesto N-alquilamidas, que son capaces de interactuar con los receptores CB2 del sistema endocannabinoide.  Existe un estudio que esboza la posibilidad de que estos compuestos que mimetizan la estructura de los cannabinoides puedan producir efectos antiinflamatorios similares a los del anandamida.

Girasoles

El girasol es una de estas especies capaces de generar compuestos similares a los cannabinoides, por lo que se pueden clasificar dentro del grupo de otras plantas que producen cannabinoides. Dentro de todas las variedades de girasoles que se pueden encontrar en el mundo, solo el género Helichrysum, compuesto por más de 600 variedades diferentes de girasoles es capaz de generar un compuesto muy similar al CBG.

Otras plantas que producen cannabinoides

El CBG es un cannabinoide conocido como cannabigerol y se está estudiando actualmente por sus potenciales propiedades farmacológicas, pero no ha sido objeto de ningún ensayo clínico. El CBG es el precursor del CBD, el CBC y el THC. El CBGA (la forma ácida e inactiva del CBG) cambia, se descompone y se convierte en la molécula base de la que se forman otros cannabinoides, incluyendo el THC, el CBD y el CBC.

Pimienta negra

Algo tan común y presente en todas las cocinas podría pertenecer al grupo de otras plantas que producen cannabinoides. La pimienta negra es una especia doméstica cuyo origen muchos sitúan en el sur de la India. Además de esto, esta especia es conocida por contener cariofileno, que si bien no es un cannabinoide, se trata de un terpeno que también se puede encontrar en las plantas de marihuana.

También llamado beta-cariofileno o BCP, este terpeno puede encontrarse en aceites aromáticos como el de romero y el aceite de clavo, y en la naturaleza se encuentra más comúnmente en el lúpulo, el clavo, la pimienta negra, el orégano, la canela y la albahaca, y es responsable del aroma picante en ciertas especias.

Trufa negra

Continuando con el repaso de otras plantas que producen cannabinoides nos encontramos con la trufa negra, que si bien no es una planta, sino un hongo, tiene capacidad de generar compuestos que interactúan con el sistema endocannabinoide. En este caso, la trufa negra produce anandamida, el primer endocannabinoide descubierto, por lo que el organismo tiene la capacidad de crearla por sí misma.

La palabra «anandamida» tiene su origen en el sánscrito «ananda», que más o menos se puede traducir como «felicidad» o «alegría», lo que indica las propiedades que este cannabinoide puede tener como potenciador del estado de ánimo.

También llamada N-arachidonoylethanolamine (AEA), la anandamida interactúa con los receptores del sistema endocannabinoide del cuerpo de forma similar a los cannabinoides como el THC. Es un neurotransmisor y un agente de unión de receptores cannabinoides que funciona como mensajero de señales para los receptores CB ubicados en el cuerpo.

Cacao

El árbol del cacao es originario del Amazonas, y es el ingrediente principal del chocolate. Pertenece al grupo de otras plantas que producen cannabinoides. En el caso del cacao, puede producir N-aciletanolaminas.

Otras plantas que producen cannabinoides

Las N-aciletanolaminas (NAE) son lípidos bioactivos, análogos estructurales del endocannabinoide araquidoniletanolamida (anandamida), cuyas funciones y propiedades se están dilucidando en los últimos años. Al activar los receptores CB, estas moléculas ejercen una serie de efectos fisiológicos por lo que actúan de forma muy similar a los endo y fitocanabinoides y pueden incrementar pueden aumentar la actividad de la anandamida en el cuerpo.

Hierba de los dientes

La hierba de los dientes, también conocida como Acmella oleracea, es una variedad originaria de Brasil que se encuentra en el grupo de otras plantas que producen cannabinoides. Se trata de una variedad popular por el efecto adormecedor que puede provocar una vez es masticada, produciendo una sensación similar a la de un chispazo en la lengua.

Este efecto se ve favorecido por un compuesto conocido como N-isobutilamidas, que la Acmella produce en los tallos de las flores. Este bioactivo se ha utilizado de forma habitual en la medicina tradicional de Brasil para paliar el malestar estomacal, por lo que se trata de un compuesto con capacidad de interactuar con el sistema endocannabinoide.

Kava

Aunque se pueda introducir en el grupo de otras plantas que producen cannabinoides, la Kava no es una planta en sí, sino que es un extracto que procede de una planta originaria de las Islas del Pacífico conocida como Piper methysticum. En esta región del planeta, el Kava se ha utilizado de forma tradicional como bebida para socializar, ya que se cree que puede favorecer sensaciones sedantes al ser consumida.

Uno de los componentes fundamentales de la Kava es el yangonin, que tiene la capacidad de interactuar con los receptores CB1 del sistema endocannabinoide. Los primeros estudios llevados a cabo con el Kava demostraron que este compuesto era eficaz como antidepresivo e incluso como tranquilizante contra la ansiedad.

Sin embargo, en 2003 se notificaron 11 casos de insuficiencia hepática relacionados con el uso de kava, incluidos siete pacientes que necesitaron un trasplante de hígado y cuatro muertes. En enero de 2003, el kava se prohibió en la Unión Europea y Canadá, y la FDA emitió otra advertencia. Por lo que se trata de una sustancia que no tiene cabida como tratamiento farmacológico.

Azalea

La azalea o rododendro es una especie originaria del sur de China, y como ocurre con otras especies del listado de otras plantas que producen cannabinoides, se utiliza para elaborar un extracto que combate enfermedades bacterianas ¿El motivo? Se trata de una variedad que puede generar ácidos fólicos, de estructura muy similar a los cannabinoides. Además de tener la capacidad de generar flavonoides, terpenos y taninos.

Planta del té

Las plantas del té no necesitan presentación. El té se ha utilizado a lo largo de la historia como estimulante por la presencia de teína, pero también pertenecen al vasto grupo de otras plantas que producen cannabinoides, al tener la capacidad de producir catequinas.

Las catequinas no son cannabinoides, pero son flavonoides, igualmente presentes en la marihuana y con capacidad de interferir en las funciones corporales del organismo de los seres vivos.

Plantas que producen compuestos similares a los cannabinoides

Es definitiva, existe un gran número de especies de plantas con presencia de cannabinoides o compuestos conocidos como cannabimiméticos, que son capaces de interactuar con el organismo de los seres vivos a través del conocido como sistema endocannabinoide.

Fuente