Logo preload
Menú
Ir arriba

Hace cinco años Bill Gates pronosticó los graves daños sanitarios y económicos de una pandemia. Ahora predice los cambios que tendremos luego de que pase el COVID-19.

En el 2015 Bill Gates predijo los terribles efectos que tendría una pandemia en el mundo: millones de muertes y una profunda recesión económica que tomará años en recuperarse. Y no se equivocó. Un millón 300 mil muertos ha dejado el coronavirus y varios países sufriendo los efectos de una fuerte depresión financiera por la pandemia. 

Ahora, Bill Gates volvió a sacar su ‘bola de cristal’ para predecir lo que sigue luego de la pandemia, en seis puntos específicos que, según él, dictarán los principales cambios que tendremos luego de la crisis del coronavirus en el mundo: 

1. No tendremos otra pandemia igual. Para Gates, la experiencia ganada con el coronavirus le permitirá a los gobiernos reaccionar a tiempo y mejor ante un brote posible de una nueva enfermedad infecto contagiosa del tamaño del coronavirus. 

2. Una recuperación muy lenta y dispar. A pesar de que países de avanzada tengan la vacuna pronto y su población cubierta, existirán otros en donde se sigan presentando rebrotes. La normalidad, dice Gates, que teníamos en 2019 se demorará mucho, en la medida en que todos estemos vacunados.

3. Mucha socialización, pero fuera del trabajo. Dice Gates que la necesidad de tener contacto no va a disminuir sino que crecerá. Eso sí, no será en las oficinas o ambientes de trabajo. La gente se conectará físicamente en sus casas, con amigos, mucho mas que antes. 

4. ¿Tengo que ir a una oficina? Esa será la pregunta que todas las personas harán en sus entrevistas de trabajo. La presencia de gente en lugares físicos de trabajo será poca, cambiará eso el modelo de oficinas. Incluso existirán espacios de trabajo multiempresa, donde irán algunos empleados, de varias empresas, en distintos horarios.

5. Mas y mejor tecnología. Los avances en las herramientas para la virtualización del trabajo y el estudio serán impresionantes, apuntando todos a hacer cada vez más real e inmersiva la experiencia de reunirse a laborar y aprender como si se estuviera presente físicamente. 

6. Un nuevo modelo inmobiliario. Al no tener que ir a la oficina, el negocio inmobiliario de las grandes urbes cambiará, la gente preferirá zonas alejadas, campestres, que tendrán que mejorar sus infraestructuras de comunicaciones. 

¿Qué opina usted de esos cambios y cuáles ve a futuro luego de la pandemia?

Fuente