Logo preload
Menú
Ir arriba

La historia de las leyes y regulaciones de la marihuana en EEUU es un asunto complicado y enrevesado, que posiblemente sólo se ha vuelto más confuso a medida que más y más estados lanzan programas legales de marihuana medicinal y recreativa. El resultado puede ser a veces… un poco extraño.

La siguiente es una lista corta de algunas de las leyes sobre marihuana más extrañas que actualmente están vigentes en EEUU.

1. No se puede transportar marihuana por barco en California

Don't transport marijuana by boat in California

California se convirtió en el primer estado que legalizó el cannabis, cuando aprobó un programa de marihuana medicinal en 1996. Y mientras que California es visto como uno de los epicentros del cannabis legal en los EEUU, también es conocido por una letanía de regulaciones, leyes e impuestos sobre la marihuana. Éstas incluyen cómo se puede transportar la marihuana en el estado.

De acuerdo con los requisitos para el transporte de productos de cannabis de la Oficina de Control de Cannabis del estado, es ilegal transportar cualquier producto de cannabis por medio de una aeronave, aeronave acuática, avión teledirigido, ferrocarril, vehículo de tracción humana o vehículo no tripulado.

Así es: es ilegal para los negocios de cannabis transportar marihuana en monopatín en California, o casi cualquier otra cosa que no sea “dentro de un vehículo o remolque”… y no puede ser visible desde el exterior.

2. No se pueden usar cursivas ni serif

Cannabis advertising in Nevada can't be in italics

¿Te gusta escribir en cursiva? Si tienes un negocio de cannabis en Nevada, puedes tener un problema. El ‘Estado de la Plata’, que legalizó la marihuana recreativa en 2017, requiere que todo texto utilizado en el etiquetado de productos de marihuana “sea impreso en una fuente de al menos 8 puntos, y no puede estar en cursiva”, de acuerdo con la regulación estatal sobre el empaque, que a su vez está escrito casi en su totalidad en cursiva. Para el nombre, logotipo o señalización de un dispensario, sólo se pueden utilizar “fuentes limpias”, que el estado especifica que son fuentes sans serif.

En Oregon, que legalizó la marihuana recreativa en 2014, los letreros en las entradas de los dispensarios deben estar en negrita, en letra Times New Roman de 80 puntos. No hay opción para la cursiva.

La señalización no es un problema en Delaware, aunque quienes poseen los dispensarios del estado no pueden anunciar la marihuana medicinal en los medios de comunicación impresos o de radiodifusión, o mediante una solicitud pagada en persona de clientes. Sin embargo, se les permite patrocinar eventos de caridad, o hacer publicidad en publicaciones médicas o en la guía telefónica, si tales cosas todavía existen.

3. No puedes vender marihuana en la capital de la nación si también haces reparaciones de autos

Auto repair shops can't sell pot in DC

Washington DC legalizó la marihuana recreativa en 2014. Sin embargo, en las regulaciones del distrito para su programa de marihuana medicinal hay una línea que se destaca.

“No se aprobará una solicitud de registro para un centro de cultivo o un dispensario para cualquier tienda, propiedad, establecimiento o negocio que venda gasolina para vehículos de motor o que tenga un aval de venta, servicio y reparación de vehículos de motor”.

Las regulaciones no dan ninguna indicación de por qué se incluye esta directriz, o si esto fue un problema en otros estados con programas legales de marihuana medicinal.

4. La ‘marihuana’ es legal en Michigan, la ‘marijuana’ no

Reefer Madness

El término “marijuana” para el cannabis tiene una complicada historia racial en los Estados Unidos. Pero el estado de Michigan ha decidido establecer sus propias pautas complicadas sobre la palabra “marijuana”. En virtud de la ley del estado de Michigan, la Agencia Reguladora de la Marihuana (deletreada con una “j” en inglés) utiliza la ortografía “marihuana” en toda comunicación formal.

Al parecer, ha habido suficiente confusión sobre esta ortografía como para justificar una página especial en el sitio web del MRA, en la que explican que “Michigan parte principalmente de la ortografía elegida para la Ley de Impuestos sobre la Marihuana de 1937. Michigan adoptó su definición estatutaria de marihuana en el Código de Salud Pública, utilizando la ortografía federal entonces vigente: marihuana”.

Esto parece fácil de cambiar, pero la página también afirma que se requeriría una ley de la legislatura de Michigan para cambiar la ortografía de “marihuana” a “marijuana” en los estatutos de Michigan.

5. ¿Te gusta oler el cannabis antes de comprarlo? No en Washington o California

Smelling cannabis in a dispensary

Una de las cosas más divertidas de comprar en un dispensario es la “experiencia de la delicatessen”, la habilidad de mirar a través de una amplia selección de variedades de flores de cannabis, absorbiendo los aromas de cada una antes de hacer una selección. A menos que estés en Washington o California.

En ambos estados, los productos de cannabis deben ser vendidos completamente sellados en paquetes individuales. Esto significa que el o la cliente no puede oler, sostener o inspeccionar de cerca el producto antes de decidir cuál comprar. El empaque aún muestra el contenido de THC y el perfil de terpenos, pero para quienes realmente les gusta percibir el aroma o la flor de cannabis de primera calidad, la experiencia de compra no es exactamente lo que solía ser.

Vía The Cannigma, traducido por El Planteo / Por Ben Hartman.

Imagen de OpenClipart-Vectorsen Pixabay, textura por Ilona Szentivanyi

Si te gusto el articulo compártelo en tu facebook y dale like!!

A %d blogueros les gusta esto: