Logo preload
Menú
Ir arriba

Posicionándose para gobernar Como vimos en la 1º parte de este artículo, el concepto de la Derecha es aquella la posición ideológica que busca sostener un sistema político y/o económico, en tanto la izquierda como la posición contraria a está.

Entonces, ¿Cómo es posible que países como Venezuela, Cuba, Corea del Norte, etc., en donde hay un socialismo instalado en el poder desde hace décadas, sigan llamándose de izquierda? Realmente no es tan complicado de comprender.

Cuba

Es porque la política y la economía están íntimamente ligadas (aunque a algunos economistas no les guste) tan ligadas, que decisiones políticas suelen ser las que terminan “diciendo el precio del pan”, para explicarlo de alguna manera.

¿Y por qué motivo es esto importante para la clasificación del posicionamiento de una persona o de un grupo de personas?, porque, si bien un país puede llamarse a sí mismo como socialista en lo político, siempre se debe analizar su economía para saber con exactitud la política que sigue.

Demos algunos ejemplos para ilustrar mejor esto.

Se suele nombrar a los países nórdicos como modelos del socialismo, países en donde el socialismo si funciono e igualo a las personas, mientras respetó sus derechos humanos y a la vez se enriqueció. Y todo esto porque en esos países se dice que existe un “Estado de Bienestar”que alcanza a todos los habitantes por igual.

Esta afirmación repite la propaganda socialista que utiliza dicho bulo sin entrar a analizar los datos económicos, la política económica y la política social de Noruega, Suecia, etc. Inclusive un país que ha avanzado tan profundamente en el “Estado de Bienestar” como Suecia aún tiene una Monarquía, una figura política imposible de comprender en un verdadero sistema socialista.

Noruega

Además en Suecia tenemos a algunos de las empresas privadas más grandes del mundo: la telefónica Ericsson, la automotriz Volvo, la farmacéutica Astra y Pharmacia & Upjohn, por no hablar de IKEA, la gran referente mundial en el sector muebles. Todas empresas privadas, con capital privado y que se manejan buscando ganancias empresariales y estándares de calidad y productividad capitalistas.

Entonces, si Suecia, un país con este tipo de empresas es considerada “socialista” por los socialistas, ¿ignoran ellos la economía sueca? Pues sí y no.

Es importante comprender que la lógica socialista no es la lógica empresarial, ellos no suelen comprender la subjetividad del valor de las cosas, entonces, desde su punto de vista, lo que en Suecia existe es sencillamente una redistribución de la riquezas a través de su Estado de Bienestar, pero la mayoría no entra a analizar de donde salen esas riquezas que se buscan redistribuir.

Por eso mismo no pueden dejar de repetir que Suecia es socialista, porque el sistema impositivo sueco busca, a través de los impuestos, redistribuir los ingresos generados dentro del país, a la mayor parte posible de la población.

Suecia

Entonces la izquierda se arroba esto, ignoran el sistema capitalista que posibilita la creación de las riquezas e insisten en llamar revolución al hecho de “sacarle” a la rica empresa, para darle al ciudadano “pobre” (un término cuestionable en un país nórdico)

Y justamente está es la clave del porque, amplificado a todo el mundo, la izquierda sigue siendo el socialismo, aunque gobierne por décadas un país, y la derecha el capitalismo.

Los socialistas, hoy llamados progresistas, han construido un relato por décadas, ignorando las formas necesarias para producir las riquezas, y potenciando en el discurso el concepto de “redistribuir las riquezas”, que ellos no saben producir.

Entonces tenemos a países como Argentina que tiene un sector muy alto de su población que no sabe como producir riquezas, que vive a expensas de otro sector que sabe hacerlo y que es extensamente expoliada, y esta expoliación es llamada “solidaridad” por los políticos que la posibilitan.

De esa forma los socialistas se han convertido en verdaderos expertos en propaganda, llamándose eternamente de izquierda, porque eternamente necesitan a los capitalistas, a quienes llaman de derecha, para expoliarlos.

Este proceso puede verse con claridad en nuestro Continente, Argentina es un caso paradigmático de nuestros días, Venezuela otro.

Quizás la mejor forma de nombrar a estos sectores sean: “Sector Productivo”, “Sector Consumidor” o parecido

Entonces podemos inferir que las clasificaciones de “izquierda” o “derecha” son funcionales al sector socialista, porque los trabajadores reales no se benefician de ello, ya que son expoliados de la riqueza que producen para mantener socialistas que no producen, y esta expoliación se produce sin importar si el trabajar produce muchas o pocas riquezas, entonces a la “izquierda” no le importa si sos un trabajador acomodado o con pocas comodidades, ya que, en su plan de redistribución de la riqueza, lo importante es que la riqueza que sea producida por todos aquellos “productores” (sea este un tendero, un carpintero, un contador, un maestro, un albañil, un agricultor, etc) sea distribuida a quienes no son productores.

Y de esa forma, la izquierda mantiene su discurso, desmotiva a los trabajadores, disminuye las riquezas a ser distribuidas, y su discurso de distribución tiene cada vez más pobres que tienen oídos bien dispuestos a escuchar y corazones dispuestos a votarlos.

AUTOR Gilberto Maldonado / Fuente