Logo preload
Menú
Ir arriba

Estados Unidos ha estado inmerso en olas de protestas «contra el racismo» desde el suceso que terminó con la muerte de George Floyd. Todo tipo de manifestación ciudadana es un derecho inviolable que debe respetarse, siempre y cuando se respete la libertad del resto. Pero lo que debe condenarse es la violencia que estas pueden generar y que, de hecho, han generado en EE. UU. En ese sentido, hay un grupo que, particularmente, está en el ojo del huracán: el movimiento Black Lives Matter.null

Este movimiento, que en teoría aboga y defiende los derechos de las personas negras, tiene fuertes vinculaciones con las ideas progresistas de izquierda, incluso, miembros célebres de su organización se han declarado marxistas. Black Lives Matter, quiérase o no, ha tenido un impacto impresionante. No por nada las principales competencias deportivas de fútbol, beisbol o básquet le hacen propaganda.

En un artículo publicado en FEE titulado ¿Es Black Lives Matter marxista? No y sí, se explica cómo el movimiento tiene ideales y valores marxistas, en síntesis, de izquierda y comunistas, antioccidentales y anticapitalistas, pero su comunicación ha sido tan audaz que logró penetrar fuertemente en la sociedad americana y ahora personas que no son promarxistas no solo apoyan, sino que incluso donan dinero para la causa. Algo gravísimo.nullAnuncios

Su influencia es notoria, y uno se preguntará: ¿cómo lo hacen?, ¿por qué? Bueno, además de la enorme publicidad y su alcance social, la realidad es que sus financiamientos también llegan por parte de los enemigos más poderosos de EE. UU., entre ellos, China.

El financiamiento de la Asociación Progresista China al BLM y sus nexos con el PCCh

Lo primero y más relevante que se debe explicar es el método de financiamiento. La cofundadora de Black Lives Matter, Alicia Garza, declarada marxista, tiene una organización llamada Black Futures Lab.

Black Futures, según ellos, lucha por hacer escuchar los problemas de la comunidad negra en EE. UU. para buscar las soluciones más eficientes.Captura de pantalla del sitio web Black Future Lab.nullAnuncios

Si uno se dirige al «equipo» que conforma Black Future Lab, encontrará en la casilla del miembro principal a Alicia Garza, cofundadora de Black Lives Matter. Una persona ligada a las ideas socialistas y también vinculada a Nicolás Maduro.

Cuando se entra a la opción «donate», el sitio automáticamente dirige al usuario a una ventana con los montos para contribuir a la organización. En esa página, literalmente, aparece la Asociación Progresista de China (CPA por sus siglas en inglés) como patrocinador fiscal del proyecto Black Futures Lab.«Black futures lab es un proyecto patrocinado fiscalmente por la Asociación Progresista China». (Captura de pantalla)

Esta asociación, que es impulsora de la República Popular China, fue fundada en San Francisco en 1972 y en la actualidad está muy activa en Boston. El reporte de Mike González, miembro senior de la Heritage Foundation, para el The Daily Signal dice que un documento de la Universidad de Stanford del 2009, que rastrea los inicios da la Asociación Progresista China hasta el presente, señala que «la CPA comenzó como una organización izquierdista a favor de la República Popular de China, que promovía la conciencia del pensamiento revolucionario de China continental y derechos de los trabajadores y dedicados a la autodeterminación, el control comunitario y el servicio al pueblo».

Según el artículo, la CPA ha sido un aliado del Partido Comunista Chino (PCCh) dentro de EE. UU., pues la CPA ha trabajó con varios grupos pro-China para promover y explicar las ideas revolucionarias del país, identificados en la inspiración de miembros extranjeros que veían en el grupo una propuesta alternativa al capitalismo occidental.

Vincular a la CPA con el PCCh es muy simple, como se lee en la publicación de González, el brazo de Boston de este grupo en 2017 «se asoció con el Consulado General de China en New York para ofrecer a los ciudadanos chinos la oportunidad de renovar sus pasaportes, recibiendo elogios del portavoz oficial de China, China Daily». Además, la CPA ha estado en actos como el izamiento de la bandera de China en Boston, incluso fue unos de los patrocinadores y su cofundadora, Lydia Lowe, habló en dicho evento espetando frases como «el macartismo está detrás de nosotros».

¿Otra prueba de los nexos de la CPA con el PCCh y el BLM? La CPA recibió elogios del medio China Daily por participar en las manifestaciones de Black Lives Matter en San Francisco. De hecho, constantemente ha sido elogiado por este medio estatal.

La cofundadora la CPA escribió, junto a otras personas, un ensayo el año pasado para el sitio comunista LeftRoots, donde señaló su deseo de que los asiáticos jugaran un rol preponderante en el rol para la creación de una «estrategia revolucionaria» que lograría cambiar fundamentalmente a la sociedad (capitalista).

No hay dudas: Un grupo pro-China que trabaja con el régimen tiene nexos con Black Lives Matter

En definitiva, un grupo histórico pro-China, que apoya al PCCh y su régimen, está apoyando fiscalmente un proyecto de la cofundadora del movimiento Black Lives Matter. La relación entra la CPA, el régimen de China y Alicia Garza es estrecha y Black Futures Lab lo demuestra.

Esto es peligroso para EE. UU. porque significa que dos grupos que tienen como objetivo promover los ideales marxistas para «derrotar al capitalismo» están trabajando de la mano. Además, tienen el apoyo de China, pues CPA ha estado vinculado con el régimen chino desde su fundación y ha funcionado como un brazo más.

A nadie le debería quedar la menor duda de que China, en la actualidad, es el máximo enemigo de EE. UU.  tanto en lo comercial-económico como en lo político. Y por ello no debería sorprender que grupos como BLM —claramente en contra de los valores tradicionales americanos— se unan a China para causar desestabilizaciones internas o impulsar sus agendas.

Recuerden que el Black Lives Matter, en este 2020, ha organizado unas 570 protestas violentas. EE. UU. se ha visto en una cruzada de personas que no respetan la propiedad privada y utilizan el vandalismo con la excusa de «el fin justifica los medios» para impulsar su idea de «cambio en la sociedad». Y un grupo pro-China lo apoya fiscalmente.

Fuente

Si te gusto el articulo compártelo en tu facebook y dale like!!

A %d blogueros les gusta esto: