Logo preload
Menú
Ir arriba

La creciente presencia de capos y cárteles de la droga chinos  operando en México no ha pasado desapercibida para EEUU. 

Según varios profesionales de inteligencia y seguridad con base en la nación azteca, la el clan de los  «Zheng» es el que tiene la mayor presencia y participación en el tráfico de fentanilo y metanfetamina.

La fachada de esa organización narcotraficante son compañías fantasmas aparentemente legítimas que ofrecen servicios veterinarios, venta de ropa, laboratorios clínicos y mantenimiento de sistemas informáticos.

La información proviene de hallazgos de inteligencia de la firma de seguridad Fortress Risk Management, reportados por Fox News.

«Cuentan con la colaboración de las autoridades aduaneras y miembros de los carteles de Sinaloa y Jalisco Nueva Generación en México», explicó Lee Oughton, cofundador de Fortress.

«Una vez en el país, la droga se transporta por vía aérea y terrestre a Estados Unidos a través de los estados de Jalisco, Nayarit, Sinaloa y Sonora», agregó.

China provee los precursores químicos para la producción de drogas sintéticas y los carteles chinos han establecido complejas maquinarias para lavar dinero proveniente de las drogas en México y asegurar la continua operación narcotraficante.

Detrás de esa operación está el traficante chino de opioides sintéticos, Fujing Zheng, quien ya fue acusadoen 2018 «de conspiración para fabricar y distribuir sustancias controladas, conspiración para importar sustancias controladas a Estados Unidos, operando una empresa criminal continua, lavado de dinero y otros delitos «.

A pesar de las acciones judiciales en su contra, la cooperación narcotraficante chino-mexicana continúa expandiéndose. Al mismo tiempo en EEUU, las muertes asociadas a las opioides sintéticos, en especial el fentanilo, siguen en aumento.

La operación se fortalece con las actividades de lavado de dinero hecha por las mafias chinas dentro de México están provocando un crecimiento y movimiento más rápidos de la droga fentanilo.

Además, los precursores químicos de las drogas sintéticas siguen siendo suministrados por proveedores asiáticos a los carteles mexicanos.

El fentanilo y la metanfetamina,  relativamente baratos de producir son altamente rentables para los cárteles que luego dispersan el producto en las calles de Estados Unidos, lo que constituye el más poderoso estímulo para mantener toda la cadena de producción d la droga.

Richard Higgins,  presidente de HTG, LLC, una consultora de seguridad estratégica y guerra de la información,  explica que «los delincuentes organizados en China al sur y al norte de la frontera son muy sofisticados utilizando WeChat y otras formas de comunicación cifrada».

Según la Administración de Control de Drogas (DEA), México y China «son los principales países de origen del fentanilo y las sustancias relacionadas con el fentanilo que se trafican directamente en los Estados Unidos».

La DEA continúa señalando a los cárteles de Sinaloa y Nueva Generación Jalisco (Cártel de Jalisco Nueva Generación o CJNG) como los principales culpables del tráfico de fentanilo a los Estados desde México a través de «corredores en México que conectan con California y Arizona, lo que indica el paso de drogas«.

Además, se ha documentado que los ciudadanos chinos implicados en redes ilícitas cruzan la frontera sur de México en Frontera Corozal, en el estado de Chiapas, hacia Tapachula, donde hay una importante comunidad étnica china, y luego viajan en tren a la costa atlántica a través de territorio controlado por Los Zetas.

Otros ingresan directamente desde Asia, pasando por puertos de la costa del Pacífico mexicano, como Puerto Vallarta en Jalisco, Manzanillo en Colima y Coyacán en Mazatlán o llegan por vía aérea directamente a la Ciudad de México «donde la actividad de las redes de tráfico chino ha sido denunciada públicamente por la Fiscalía General «.

Con información de Fox News / Fuente