Logo preload
Menú
Ir arriba

El general retirado Michael Flynn dijo el jueves que el presidente Donald Trump tiene opciones en relación con las disputadas elecciones presidenciales, incluyendo la confiscación de máquinas de votación y el uso de “capacidades militares” para repetir las elecciones en los estados clave disputados.

Flynn, que apoya las declaraciones de Trump sobre el fraude electoral, dijo a Newsmax en una entrevista que aunque no sabe si el presidente seguirá estas opciones, dijo que Trump necesita “planear cada eventualidad porque no podemos permitir que estas elecciones y la integridad de nuestras elecciones sean de esta manera”.

“Podría inmediatamente, si lo ordena, confiscar cada una de estas máquinas en todo el país a su orden. También podría ordenar, dentro de los estados pendulares, si quisiera, podría tomar capacidades militares y podría colocarlas en esos estados y básicamente volver a realizar una elección en cada uno de esos estados. No es algo sin precedentes”, dijo Flynn al medio de comunicación.

También aclaró su posición sobre la imposición de la ley marcial, diciendo que no la está pidiendo, señalando que “tenemos un proceso constitucional… que debe seguirse”.

Al mismo tiempo, expresó su preocupación por la Corte Suprema de EE.UU., aparentemente en el contexto de su negativa a escuchar una demanda de impugnación de las elecciones presentada por Texas, que el alto tribunal desestimó por falta de legitimación.

“Estoy un poco preocupado por el presidente de la Corte Suprema, John Roberts”, dijo Flynn. “No podemos jugar con el tejido de la Constitución de Estados Unidos”.

El presidente de la Corte Suprema John Roberts llega a la cámara del Senado en el Capitolio de Washington el 16 de enero de 2020. (Drew Angerer/Getty Images)

Desde el día de las elecciones, Trump y grupos de terceros han presentado demandas judiciales contra el resultado de las elecciones en los seis estados disputados. Ninguno de los esfuerzos ha dado hasta ahora frutos, incluida una demanda ante la Corte Suprema interestatal presentada por Texas y respaldada por 19 fiscales republicanos.

Flynn desató la controversia cuando tuiteó un comunicado de prensa de una organización política conservadora con sede en Ohio llamada “We the People Convention”, en el que se pedía a Trump que “invocara la ley marcial limitada para permitir que las Fuerzas Armadas de EE.UU. supervisaran unas nuevas elecciones federales libres y justas si los legisladores, los tribunales y el Congreso no cumplían la Constitución”.

“Desafortunadamente, estamos en el punto en el que solo podemos confiar en nuestros militares para hacer esto porque nuestra corrupta clase política y los tribunales han demostrado su incapacidad para actuar de manera justa y dentro de la ley”, argumentó el grupo.

En sus declaraciones al Military Times, Bill Banks, profesor de la Universidad de Siracusa con experiencia en derecho constitucional y de seguridad nacional, expresó su oposición a la ley marcial en las circunstancias actuales.

“Aparte del hecho de que los investigadores estatales y ahora federales no han encontrado ninguna prueba de fraude electoral que cambie el resultado de las elecciones, la ley marcial no tiene cabida en los Estados Unidos si no se produce una ruptura completa de los mecanismos de gobierno civil”, dijo al medio de comunicación.null

Sin embargo, las pruebas de irregularidades en las elecciones de 2020, incluido el fraude electoral, han ido en aumento. Peter Navarro, asesor de Trump, publicó el jueves un informe detallado que resume tales acusaciones en seis estados disputados, concluyendo que son lo suficientemente serias como para justificar una investigación urgente y lo suficientemente sustanciales como para anular los resultados.

“Si estas irregularidades electorales no son investigadas completamente antes del día de la toma de posesión y, por lo tanto, no se permiten efectivamente, esta nación corre el riesgo muy real de no poder tener nunca más unas elecciones presidenciales justas”, dijo Navarro en el informe.

El director del Consejo Nacional de Comercio de la Casa Blanca, Peter Navarro, en una entrevista al lado norte de la Casa Blanca el 28 de agosto de 2018 en Washington, DC. )Chip Somodevilla/Getty Images)

Flynn, en sus comentarios a Newsmax, dijo que aunque no pide la ley marcial, sugirió que es una opción que debería permanecer sobre la mesa.

“Esta gente habla de la ley marcial como si fuera algo que nunca hemos hecho”, dijo Flynn. “La ley marcial ha sido implementada 64 veces. No estoy pidiendo eso”.

“El presidente Trump ganó el 3 de noviembre”, dijo Flynn. “Lo que necesita hacer ahora es nombrar un abogado especial inmediatamente. Necesita apoderarse de todas estas máquinas de Dominion y otras que tenemos en todo el país. Necesita seguir adelante y priorizar por estado y probablemente por condado… si revisa probablemente un par de muestras al azar de algunos de estos condados, va a encontrar exactamente el mismo problema”, añadió.

Un reciente informe forense basado en un análisis de los productos de Dominion en el condado de Antrim, Michigan, concluyó el 14 de diciembre que el software fue “diseñado intencionadamente y a propósito con errores inherentes para crear un fraude sistémico e influir en los resultados de las elecciones”.

Russell Ramsland Jr., cofundador de Allied Security Operations Group, que llevó a cabo la auditoría, dijo en el informe que el sistema de Dominion “genera intencionadamente un enorme número de errores en las boletas”.null

“Las boletas electrónicas se transfieren luego para su adjudicación. Los errores intencionados llevan a una adjudicación masiva de votos sin supervisión, sin transparencia y sin rastro de auditoría. Esto conduce a un fraude electoral”, declaró.

Dominion disputó los hallazgos el 15 de diciembre, escribiendo que no había “ningún ‘fallo’ de software que ‘cambiara’ los votos en el Condado de Antrim o en cualquier otro lugar”, añadiendo que los errores en el Condado de Antrim fueron “errores humanos aislados que no involucraban a Dominion”, refiriéndose a los informes de que el sistema de Dominion cambió miles de votos de Trump por el candidato presidencial demócrata Joe Biden el día de las elecciones.

Presidente y CEO de Election Systems & Software Tom Burt, el presidente y CEO de Dominion Voting Systems John Poulos, el presidente y CEO de Hart InterCivic Julie Mathis testifican durante una audiencia ante el Comité de Administración de la Cámara, en el Capitolio de Washington, el 9 de enero de 2020. (Alex Wong/Getty Images)

El director general de la compañía, John Poulos, dijo a los legisladores en Michigan el 15 de diciembre que todas las auditorías y recuentos de la tecnología de Dominion utilizada en las elecciones de 2020 han validado la exactitud y fiabilidad de los resultados electorales, añadiendo: “Nadie ha presentado pruebas creíbles de fraude en los votos o en la conmutación de votos en los sistemas de Dominion, porque estas cosas no sucedieron”.

En una llamada del jueves a los periodistas para explicarles sus hallazgos, Navarro dijo que su conclusión más importante sobre las alegaciones de irregularidades en la votación, incluyendo las relacionadas con las máquinas de Dominion, es que “el rey, en las elecciones, va desnudo”.

En cuanto a las preguntas sobre lo que, a estas alturas, se puede hacer, dado que numerosas demandas judiciales presentadas por la campaña de Trump han sido desestimadas y el Colegio Electoral ya votó, otorgando a Biden 306 votos electorales, Navarro dijo que “con cada día que pasa, se hace más complicado” y “las opciones se estrechan”.

La abogada de la campaña de Trump, Jenna Ellis, en una reciente entrevista con The Epoch Times, dijo que aún hay tiempo para que las legislaturas estatales se reúnan en sesiones especiales y autoricen listas alternativas de electores. Esto podría preparar el camino para la sesión conjunta del Congreso, cuando se convoque el 6 de enero para contar los votos electorales, para declarar a Trump presidente por un segundo período.

Siga a Tom en Twitter: @OZImekTOM / Fuente