Logo preload
Menú
Ir arriba

En los últimos tiempos, muchas personas están siendo afectadas por una extraña transformación que les está permitiendo ver la realidad de forma distinta y percibir que un buen sector de la población se encuentra adormecida por las imposiciones de la sociedad.

¿Crees que estamos siendo manipulados para desviar nuestra atención de la realidad? La Antigua experiencia de la irrealidad La creencia en la irrealidad de tan antigua como la misma civilización. En su poema, Parménides narra cómo es secuestrado por unas doncellas y llevado ante una enigmática diosa. Ésta le revela el camino de la auténtica verdad. Parménides. Parménides utiliza la palabra griega aletheia para referirse a la verdad.

El significado del término hace referencia a «sacar a la luz lo que está oculto» o «desvelar». En este sentido, la verdad no puede ser algo evidente, sino algo que se oculta tras las apariencias. En «El Mito de la Caverna» de Platón, es un desarrollo del poema de Parménides. En él, la humanidad entera se encuentra confinada en una cueva, esclavizada y condenada a no conocer la auténtica verdad que solo se encuentra fuera de tan tétrico lugar. Los esclavos solo pueden percibir sombras y reflejos, imitaciones deformadas de la verdad.

Repentinamente, uno de ellos es liberado y sube la escarpada cuesta que conduce a la salida. Una vez libre ve por primera vez la luz que emana del sol y descubre la verdad. Cuando regresa a la cueva para liberar al resto de la humanidad, lo toman por loco y terminan por matarlo. Cortesía: psicologiaymente.com Platón fue un gran visionario al graficar cuando una sociedad se acostumbra tanto a ciertos tipos de cadenas que incluso llega a resistirse a ser liberada; pero la esencia de este mito es advertir que el mundo que nos rodea no es real y que nuestros ojos nos engañan haciéndonos ver un mundo postizo

¿Qué es el Despertar de la Conciencia? Para los entendidos en el esoterismo, existen cuatro niveles de conciencia: sueño, vigilia, la autoconciencia y la conciencia. Pero el ser humano solo vive dentro del mundo de los sueños, y lo que pensamos que es estar despierto en realidad no lo es. Cortesía: espainovaterra.com Lo primero que se necesita para despertar conciencia es saber que se está adormecido. Vivir el aquí y el ahora. Se dice que cuando una persona despierta conciencia, despierta aquí en el mundo físico y también en las otras dimensiones de la naturaleza, como el mundo astral. Para que el despertar de la conciencia sea posible, se debe empezar por comprender los tres factores subconscientes llamados: identificación, fascinación y sueño.

Todo tipo de identificación produce fascinación y sueño. Si estamos caminando por la calle y de repente nos encontramos con una multitud que está protestando enfrente del palacio de gobierno. Si no nos encontramos en estado de alerta (auto-observación) nos identificamos con la masa, nos mezclamos con la multitud, quedamos fascinados y a continuación viene el sueño: gritamos, lanzamos piedras, hacemos cosas que en otras circunstancias no haríamos.

Olvidarnos de nosotros mismos es un error de incalculables consecuencias. Identificarse con algo es el resultado de la fascinación y el sueño. Nuestra constitución psicológica de un modo general es: 3% de Esencia libre, pero adormecida. 97% de Esencia adormecida aprisionada en los defectos psicológicos. Esto significa que vivimos adormecidos todo el tiempo. En primer lugar, necesitamos entender las grandes diferencias entre conciencia despierta y adormecida. Una persona despierta es autoconsciente porque percibe todos sus procesos internos. Esto significa que la persona permanece constantemente en auto-observación, es decir, sin identificarse con sus propios pensamientos y sentimientos o con las situaciones, objetos y hechos externos. Cuando una persona despierta conciencia, ella despierta aquí en el mundo físico y también en las otras dimensiones de la naturaleza, como por ejemplo en el mundo astral.

Por esa razón, una persona de conciencia despierta no necesita practicar técnicas para proyectarse en el astral porque puede hacerlo a voluntad. Percibe cómo ocurre todo el proceso del desdoblamiento astral y tiene total control sobre sí mismo en cualquier dimensión que esté. Una persona de conciencia adormecida en cambio no está autoconsciente y tiene dificultad en permanecer en auto-observación. Por otro lado, cuanto más adormecida se encuentre la humanidad en general, más veremos actos de violencia, guerras o barbarismo. Si los seres humanos tuvieran un mínimo de conciencia despierta, las guerras no existirían y los gobernantes no utilizarían sus burdas estrategias de manipulación y control.

La Manipulación Social La manipulación aplicada al campo crítico-social se ha transformado en un arma fantasmal para descubrir a un adversario, apoyándose en la fuerza social de una palabra tabú. Descriptivamente tiene una cierta equivalencia con la retórica, el arte de persuadir, convencer, adoctrinar, reprimir, etc., en lo que se refiere al campo de la persona individual; y con la publicidad, la programación y planificación social, el control, la «ingeniería social», en lo que concierne al ámbito de la sociedad general.

El concepto de manipulación abarca prácticamente todo el conjunto de técnicas de influencia social, excluida únicamente la utilización de la fuerza bruta. Cortesía: medium.com Toda sociedad democrática se basa no sólo sobe el derecho de libertad de expresión, sino también, sobre el derecho a la influencia social. En los extremos de la patología social se hallan, por un lado, la manipulación social del hombre, y por otro la incomunicación. La comunicación social influencia, y la influencia puede tornarse manipulación. Pero sin comunicación ni influencia social no hay sociedad, o por lo menos, una sociedad formal. Hoy día, sin embargo, la publicidad, con su agresividad competitiva característica, es uno de elementos de defensa y sostenimiento del capitalismo. Su papel es el de la educación de las masas, el sometimiento del hombre a los imperativos del consumo, la creación de necesidades artificiales, la manipulación del hombre, en definitiva.

Manipulación de los medios de comunicación social Los medios de comunicación social tienden a simplificar los problemas tanto por las limitaciones de espacio y de tiempo, empleando un lenguaje que puede ser asimilado por grandes sectores del auditorio popular. Aun en una nación que haya alcanzado un alto grado de educación, la mayor parte de la población no está preparada para el análisis del propósito del mensaje. Cortesía: olgaavellan.com El resultado de la manipulación social a través de los medios de comunicación social es conocido: la participación en la sociedad y en la marcha de la historia se reparte en forma tan desigual que mientras una exclusiva élite se reserva las decisiones y el control, los demás quedan reducidos a la única posibilidad de someterse pasiva e inconscientemente a las consignas decretadas desde el poder de la comunicación social. El lingüista Noam Chomsky elaboró la lista de las «10 Estrategias de Manipulación mediática» a través de los medios de comunicación de masas. Si analizamos la situación de la sociedad actual, es claramente notorio que se están aplicando las mismas estrategias de manipulación pública. Fomentar la distracción Puede ser fácilmente utilizado como una estrategia para desviar la atención de los conflictos políticos o económicos. Generalmente se realiza fomentando la sobrecarga de información que contiene una fuerte carga emocional.

Ejemplo: Utilizar las típicas cortinas de humo con noticias sensacionalistas antes de la interpelación de un ministro. Cortesía: 20minutos.es Crear los problemas y también las soluciones Este método también es llamado «problema-reacción-solución». Un ejemplo es cuando los poderes políticos se mantienen indiferentes ante el aumento de violencia en una ciudad, y después despliegan leyes policíacas que afectan la libertad y no sólo disminuyen la violencia. Lo mismo cuando una crisis económica se define como un mal necesario que solo puede ser contrarrestado por medio de recortes de los servicios públicos.

Aplicar la gradualidad Los cambios importantes son aplicados de manera gradual, para que las reacciones públicas y políticas sean igualmente graduales y más fáciles de contener. Postergar y dejar para mañana Muchas de las medidas que toman los gobiernos no son populares entre la población, con lo que una de las estrategias más utilizadas y eficaces es la de hacer pensar que esa medida es dolorosa pero necesaria, y que es necesario advertirla en el presente, aunque sus efectos serán percibidos años después. De esta manera, la población se adapta al proceso de cambio incluyendo sus consecuencias negativas, y al no ser un problema que afecta de manera inmediata es asimilada con más facilidad de los posibles riesgos. Infantilizar al interlocutor Se utiliza con mucha frecuencia la estrategia de posicionar al público como un conjunto de personas ingenuas o incapaces de hacerse responsables de sí mismas, o de tomar decisiones críticas y responsables.

Apelar a las emociones más que a la reflexión Se envían mensajes que impacten directamente en el registro emocional y sensible del público, de manera que, a través del miedo, la compasión, la esperanza, la ilusión, entre otras emociones o sensaciones, sea más sencillo implantar ideales de éxito, o normas de comportamiento y de cómo deben ser las relaciones interpersonales. Cortesía: quo.es Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad Esta estrategia se refleja por ejemplo en las significativas diferencias que hay entre la calidad de la educación y los recursos que se le destinan según la clase socioeconómica a la que se dirige.

Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. Promover la complacencia en la mediocridad Consiste en hacer creer al público que ser ordinario o inculto es políticamente correcto, reforzando el sentimiento de aceptación por la situación en la que nos encontramos, aunque sea una situación precaria o injusta.

Así se evita la organización para el ejercicio de la resistencia o la protesta. Reforzar la autoculpabilidad Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se auto censura y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción.

BuenasConocer a las personas mejor de lo que ellas mismas se conoce En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos utilizados por las elites dominantes. Los avances que ha tenido la ciencia en la comprensión de los seres humanos, tanto en área de la psicología como la biología o la neurociencia, han logrado un mayor conocimiento sobre nuestro funcionamiento; no obstante, no han generado un proceso de autoconocimiento a nivel individual, con lo cual las élites continúan como las poseedoras de la sabiduría y del control de los demás.

Fuente