Logo preload
Menú
Ir arriba

El impresionante hallazgo de imágenes de humanos y animales de la Edad de Hielo extintos se ha registrado a lo largo de 12 kilómetros en la Serranía de la Lindosa.

Decenas de miles de pinturas de animales y humanos creadas hasta hace unos 12.500 años han sido descubiertas en la selva amazónica, en una serie de acantilados en Colombia que se extienden a lo largo de 12 kilómetros. Los arqueólogos ya han bautizado este impresionante hallazgo como «la Capilla Sixtina de los antiguos». Se trata de una de las mayores concentraciones de arte prehistórico documentadas en el mundo hasta ahora.

La datación ha sido posible debido a que las imágenes representan a especies de animales de la Edad de Hielo extintas, como el mastodonte, un mamífero parecido al elefante del que no se tiene constancia en Latinoamérica desde al menos hace 12.000 años. También se han identificado en estas representaciones otros animales que no han sobrevivido hasta nuestros días como el paleolama, perezosos gigantes y caballos de aquella época prehistórica.null

El importante descubrimiento se registró el año pasado en la Serranía de la Lindosa, lugar donde se han documentado otras pinturas rupestres, pero se ha mantenido en secreto hasta ahora para ser revelado este diciembre en una nueva serie documental de la británica Channel 4 bajo el título de Jungle Mystery: Lost Kingdoms of the Amazon. El equipo, formado por investigadores de Reino Unido y Colombia y financiado por el Consejo Europeo de Investigación, está dirigido por José Iriarte, profesor de Arqueología en la Universidad de Exter y destacado experto en la historia amazónica y de las civilizaciones precolombinas.

«Cuando estás allí, las emociones fluyen… Estamos hablando de varias decenas de miles de pinturas. Se necesitarán generaciones para registrarlas todas«, ha señalado Iriarte al periódico The Guardian. «Empezamos viendo animales que ahora se han extinguido. Las imágenes son tan naturales y están tan bien hechas que tenemos pocas dudas de estar mirando a un caballo, por ejemplo. El caballo de la Edad de Hielo tenía una cara salvaje y pesada. Está tan detallado que incluso podemos ver su pelo. Es fascinante».null

El sitio donde se han registrado estos hallazgos, una zona tradicionalmente dominada por las FARC, es tan remoto que después de un trayecto en coche de dos horas desde San José del Guaviare, a 400 kilómetros al sureste de Bogotá, el equipo de arqueólogos tuvo que caminar unas cuatro horas más esquivando a los caimanes y a venenosas serpientes.

Las pinturas documentadas varían en tamaño y temática: hay numerosas huellas de manos y escenas de gente bailando. Otros animales que se han identificado son peces, tortugas, lagartos y pájaros. Los expertos se han sorprendido, asimismo, de la altura a la que fueron realizadas muchas de estas imágenes. De hecho, algunas solo las han podido ver con la ayuda de drones. José Iriarte, el director de las investigaciones, considera que la respuesta se encuentra en la representación en las paredes de lo que parecen torres de madera.

Las pinturas tienen un color terracota rojizo y algunas fueron realizadas con ocre. ¿Tenían una finalidad sagrada? «Es interesante ver que muchos de estos animales grandes aparecen rodeados de hombres pequeños con los brazos en alto, casi adorando a estos animales», ha señalado el investigador, que cree que hay muchas más imágenes por descubrir… cuando la pandemia lo permita. «Solo estamos escarbando en la superficie».

Fuente