Logo preload
Menú
Ir arriba

Así puedes garantizar que te pague el dinero que prestaste



Prestar dinero no suele ser una buena decisión. Además de fomentar malos hábitos financieros y de generar problemas entre amigos, familiares y conocidos, implica un riesgo latente de perder de forma definitiva el dinero que entregas. No obstante, hay algunas situaciones muy particulares en las que uno se ve obligado a ceder. Ya sea por una emergencia, por un problema de salud, entre otras razones, a veces podemos acceder a prestar dinero sin pensar en las consecuencias.

Por fortuna, existe una manera muy sencilla de garantizar que ese dinero regrese a tus manos. Cuando prestes dinero, olvídate de confiar en la sagrada palabra de la persona que te lo pide; mejor solicita que te firme un pagaré.

Qué es un pagaré
Con la firma de un pagaré, garantizas que te devuelvan tu dinero | Foto: Unsplash

Un pagaré es un documento para formalizar un préstamo de dinero. En éste, la persona que solicita los fondos contrae la obligación legal de pagar la cantidad de dinero que le prestaron en cierta fecha específica.

Este tipo de talones de pago están avalados por la Ley General de Títulos y Operaciones de Crédito. Cuando el solicitante firma el pagaré se compromete a regresar el dinero que le prestaron; de lo contrario, la persona que otorgó el préstamo puede iniciar un juicio de requerimiento de pago.

Orden de embargo
Un juez puede emitir una orden de embargo para solucionar el conflicto | Foto: Unsplash

Si la parte deudora se niega a pagar, un juez puede emitir una orden de embargo de bienes para garantizar la solución del asunto. De esta forma, puedes tener la tranquilidad que necesitas para prestarle dinero a algún amigo familiar o conocido.

De igual forma, quien te pida un préstamo sabrá que debe devolver el dinero para evitar consecuencias legales adversas. Lo mejor de todo es que no necesitas elaborar un documento jurídico especializado. Puedes comprar un pagaré en la papelería de la esquina. Lo único que requieres es rellenar el formulario y plasmar tanto tu firma como la del solicitante para sellar la garantía de pago.

Fuente