Logo preload
Menú
Ir arriba

El cambio de orientación política en la Casa Blancapuede generar un fuerte impacto a nivel internacional. Más allá de los conflictos con China y Rusia que desvelan al mundo, hay países periféricos que también miran el panorama con mucho interés y algo de preocupación. Argentina, que necesita de una buena relación con Washington por su problema de la deuda, puede resultar perjudicada ante los nuevos vientos. Si miramos la historia y los antecedentes del binomio Obama-Biden, América Latina puede que no sea prioritaria para los Estados Unidos en los próximos años.nullPUBLICIDADnull

Consultado al respecto, Javier Milei aseguró que la presidencia de Joe Biden representa para el Gobierno argentino una supuesta “afinidad ideológica”. Sin embargo, esto podría limitarse solamente a la cuestión retórica sin mayor impacto ni beneficios para el país. También recordó que en 1982, durante la Guerra de Malvinas, fue el contrincante de Trump el que quería que los Estados Unidos arremetieran contra Argentina y respaldasen al Reino Unido.

“Para mí, es un peligro para el mundo tener un demócrata en un panorama tan complejo como el de hoy, con personajes como Putin en Rusia o lo que es China y Corea del Norte”, aseguró el referente libertario. Para Milei, uno de los principales logros de la gestión de Donald Trump fue «la batalla cultural contra el socialismo». En este sentido, el economista argentino siempre reconoció el discurso claro del republicano, en contraste a la avanzada izquierdista del Partido Demócrata.nullAnuncios

Ante la pregunta del periodista de Crónica Televisión sobre si la potencia del Norte puede virar hacia la izquierda en los próximos cuatro años, Milei manifestó que esos cambios constituyen procesos “más largos que cuatro años”. Pero que, eventualmente, la tendencia en materia de regulaciones gubernamentales será mayor.

Al respecto, y con la claridad teórica de siempre, el economista se refirió a los pensadores austríacos: “Ludwig von Mises decía que hay dos sistemas: el socialismo y el capitalismo. Todas las soluciones intermedias van a tender a más socialismo. Hayek mostró que cada intervención arroja un deterioro en el funcionamiento de la economía. Eso lleva al mal funcionamiento general y deriva en más intervenciones”, resaltó.

Fuente